Cerramos un año, 2018, donde hemos vivido la irrupción de muchas tecnologías; algunas han terminado de instalarse definitivamente en nuestras vidas, y otras han llegado a su época de ocaso y las que decimos adiós.

Sin embargo, llegados a estas alturas del año, la pregunta del millón es ¿qué nos deparará el 2019 en el sector IT? ¿Cuáles son las tecnologías que nos cautivarán en los próximos meses?

Sin duda, no tenemos ninguna bola mágica que nos adivine el futuro, pero sí podemos sacar algunos patrones de los principales campos tecnológicos e intuir por dónde avanzará el futuro de la tecnología, al menos durante 2019.

Multi-cloud, cloud híbrida

Muchos modelos de negocio han sido transformados a cloud durante los últimos años. La nube se ha consolidado como el mejor entorno para desarrollar productos digitales.

Durante el pasado año se ha percibido un mayor grado de madurez en la adopción de soluciones cloud por parte de las compañías españolas. Tendencias como los desarrollos nativos en la nube y la implementación de estrategias multi-cloud o de cloud híbrida continuarán su consolidación durante el año que viene.

¿Cuáles son sus ventajas? La elección entre los diferentes proveedores cloud es una decisión de negocio importante y seleccionar una única solución, en general, suele servir para startups pero no suele ser suficiente para empresas experimentadas.

Mediante un enfoque multicloud se puede aprovechar el amplio catálogo de servicios que ofrecen los diferentes proveedores. Del mismo modo, las empresas que desarrollan una estrategia híbrida obtienen importantes ventajas.

Crear una cloud privada modernizando su ecosistema IT y combinarla con una o varias clouds públicas les permite conjugar lo mejor de ambos mundos, ganan toda la flexibilidad de la nube mientras cumplen con marcos regulatorios muy estrictos, mantienen sus datos en local y continúan amortizando su inversión en infraestructura.

Chatbots y HCI (Human-Computer Interaction)

Últimamente hemos visto cómo los chatbots se han convertido en una realidad. Su auge nos ha dado una visión de la capacidad de interacción entre los humanos y las máquinas. Hablamos de realidad aumentada y realidad virtual, y la posibilidades que estas abren.

Pero, ¿por qué 2019 puede ser su año? La rapidez con la que están mejorando los software de Inteligencia Artificial y el auge de las tecnologías de Silicon Valley (como Google, Facebook… y otros grandes gigantes digitales) está permitiendo que su auge y desarrollo estén avanzando a la velocidad de la luz.

Sin duda, la interacción con el ser humano será cada vez mayor y estará más presente en nuestro día a día. Compañías de todos los sectores no viven ajenas a este cambio radical en la interacción con sus usuarios y algunas como JustEat, Burger King, Mahou o Destinia ya ofrecen experiencias diferentes.

DevOps

Para conseguir reducir el time-to-market y minimizar el error humano, las organizaciones están entendiendo la importancia de incorporar en su ecosistema las herramientas que les permita automatizar la construcción, el despliegue y la ejecución de sus aplicaciones.

Pero no se trata sólo de herramientas y automatización, la cultura DevOps está alcanzando la madurez necesaria para que las organizaciones empiecen a adoptarla en su modelo de trabajo. Una cultura basada en pequeños equipos multidisciplinares focalizados en aportar valor al negocio a través del producto.

Blockchain

El término Blockchain comienza a entenderse como lo que es: una tecnología mucho más allá del Bitcoin y las criptomonedas. Numerosos y diversos actores están empezando a comprender las ventajas que esta tecnología nos ofrece, plasmándolas en casos de uso de todo tipo.

Tanto las empresas como las administraciones están girando sus productos hacia el consumidor final y, en este proceso, poder garantizar la transparencia y confianza en los datos es un factor diferencial.

Blockchain ha pasado de ser una palabra de moda a uno de las herramientas sobre las que se quiere construir una nueva forma de relacionarnos tanto con empresas y organizaciones como entre consumidores.

En apenas unos años echaremos la vista atrás y no concebiremos la banca sin el blockchain, y casi ni recordaremos el tener que buscar un viejo ticket para reclamar una garantía sobre una compra o una reparación previa, ya que tener un registro inmutable con toda esa información (y mucha más) nos parecerá algo más que obvio.

2019 se presenta como un año clave en que comenzaremos a disfrutar de lo prometido.

Big Data en cloud

Big Data ya no es algo nuevo, la mayoría de las empresas han invertido mucho en los últimos años en desplegar tecnología Big Data y construir grandes lagos de datos donde preservar sus datos y sacar partido de ellos.

Sin embargo, los últimos movimientos del mercado apuntan a que el futuro del Big Data está en el Cloud. Los grandes fabricantes de tecnología en la nube están ofreciendo servicios bajo demanda, lo que permite reducir el time-to-market y disponer de grandes recursos por un tiempo limitado pagando sólo por el uso que hacemos de ellos.

IoT

Vivimos en un mundo en el que queremos trasladar la vida diaria al mundo digital para ofrecer experiencias a los usuarios totalmente diferentes, nunca vistas hasta ahora. Esto abre un abanico de nuevos retos ilusionantes en términos de escalabilidad y seguridad.

Esto está provocando un auge en la implantación de plataformas de IoT, que en conjunción con soluciones de Big Data e Inteligencia Artificial, componen una solución idónea para crear servicios innovadores.

Esta tecnología avanza tan rápido que parece difícil saber hacia dónde evolucionará a medio plazo. Pero algunas de sus tendencias parecen bastante claras: no hay duda de IoT abrirá nuevos modelos de negocio, propiciará nuevas relaciones con los clientes, y las empresas podrán ofrecer una experiencia mucho más innovadora y de calado a sus usuarios. Sin duda, 2019 traerá novedades en esta área tecnológica.

ML en cloud

Machine Learning está cambiando el desarrollo de software, los nuevos algoritmos inteligentes son capaces de aprender de los datos, extraer valor de los mismos y solucionar problemas hasta ahora muy complejos.

Hasta ahora la complejidad de afrontar un proyecto de machine learning era grande, pero los fabricantes de tecnología cloud están ofreciendo soluciones que simplifican el proceso de entrenamiento y productivización de modelos de machine learning, esto va a permitir que muchas compañías tengan acceso a esta tecnología, lo que hará que 2019 será el año del boom del machine learning.

Quantum Computing

Quantum computing es la “siguiente gran cosa”. En los últimos meses se ha conseguido disponer de los primeros ordenadores cuánticos disponibles para su uso en producción.

Esta tecnología, basada en el uso de qbits en lugar de bits, nos permitirá disponer de una potencia de cálculo desconocida hasta la fecha.

Hasta el momento los problemas físicos intrínsecos a esta tecnología habían circunscrito su uso al mundo académico y del I+D, pero parece que esta barrera se está rompiendo y en los próximos años oiremos hablar mucho de Quantum Computing y de sus aplicaciones.

Gracias a esta tecnología, en los próximos años seremos capaces de resolver problemas que, hasta la fecha, eran imposibles de solucionar debido a la falta de capacidad computacional de los sistemas actuales. Por ejemplo, campos como la química, en la que gracias a nuevos algoritmos de simulación molecular permita a la humanidad descubrimientos de nuevos materiales y medicamentos.

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.