Tomamos el pulso a la comunidad Agile, así fue la AOS 2017

Hoy os quiero contar mi experiencia tras asistir al Agile Open Spain 2017, que se celebró a finales de junio en Segovia. Era mi primera AOS, pero después de la experiencia, ya os adelanto que no será la última. Así fue uno de los eventos más importantes sobre agile que se celebra en nuestro país.

Primer día: patrocinadores y composición del panel de charlas

Era la primera vez que asistía a la Agile Open Spain. No había ido a ninguna y mucho menos había propuesto o impartido una charla en un evento de este tipo, a escala nacional, donde se encuentran la comunidad de “agilistas” para compartir experiencias y tomar el pulso a la actualidad del universo ágil.

Ya solo con escuchar la primera hora del evento, mereció la pena haber estado allí. En esa primera hora se hicieron entrevistas a los patrocinadores  en las que nos dieron su punto de vista, con el poso de la experiencia acumulada tras varios años en esto. Fue realmente interesante y sacamos una conclusión muy concreta: una cosa es seguir los principios Agile y otra bien diferente es interiorizarlos y hacerlos tuyos a todos los niveles (equipo, producto, empresa…). Fue el primer momento de reflexión.

El agile Open Spain es un evento peculiar, ya que la agenda se construye entre todos. Los asistentes tuvimos un minuto para presentar una propuesta de charla y posteriormente, entre todos, decidimos cuáles se imparten y cuáles no. ¡Y fue todo un éxito!, nos presentamos entre 70 y 90 personas. La selección de las charlas no fue nada fácil.

Esto es algo bonito (el panel de charlas se construye entre todos), pero no fue eficiente (un buen punto de mejora). De algunas sesiones sólo teníamos el título y la persona que lo iba a impartir, no sabíamos el tipo de sesión con la que nos íbamos a encontrar (charla, taller, debate…).

La gente votaba, en ocasiones, por amistad/compañerismo, por popularidad o, en muchos casos, se optaba por charlas muy genéricas que pudieran llegar a la mayor parte de los asistentes. Esto es, en mi opinión, un punto para mejorar en un futuro. Quizá una opción es que las sesiones se puedan proponer antes de la celebración del evento y, vía online, hacer varias rondas de votaciones para evitar lo que pasó este año: una interminable fila de todos los que proponíamos una charla, lo que nos impedía la mayoría de las veces escuchar al resto de posibles ponentes.

Fue complicado pasar este corte (dos de nuestros compañeros cayeron ahí: Javier Martín de Agar y Adrián de la Horra), pero pudimos salvar el honor de Stratio: con Alberto Serrano y su Después de Nexus, Less, Safe… ¡Argos! Creando un universo de productos y Paradigma, con mi charla Refinando el refinamiento. Well done!

Segundo día: 6 sesiones, 6 espacios, 6 horas

La segunda jornada de AOS se repartió entre: 6 sesiones en paralelo, en 6 espacios diferentes, en 6 horas (no es el número de la bestia, sino el panel de sesiones del AOS). Ahora solo nos tocaba decidir a cuáles ir. Y aunque pueda parecer algo simple, la tarea era compleja, aunque contábamos con la ventaja de que si no te convence la sesión, puedes cambiarte a otra en cualquier momento y nadie te mira mal.

Charlas más destacadas

  1. Taller de “Visual Thinking y Facilitación Gráfica”: donde nos enseñaron a expresar con dibujos algunas palabras claves de nuestro desempeño como equipo, product owner, riesgo, test, incremento, release…
  2. De entre los debates a los que asistimos me quedo con “Matar al unicornio”: ¿estamos hinchando la burbuja del Agilismo hasta convertirlo en trending topic?, pero dentro de la burbuja: ¿hay algo?
  3. “Sobreviviendo al Sprint Review”: centrado en detectar malas prácticas dentro de Scrum.
  4. “Autoexigencia de los equipos”: problemas con equipos desmotivados y consejos para no bajar los brazos y lograr un equipo de alto rendimiento.  
  5. “Remotamente ágiles”: las dificultades a las que se enfrenta un equipo cuyos miembros trabajan todos en remoto, incluso con horarios diferentes.
  6. “Comunidades de aprendizaje en la empresa”: poner en relevancia la formación dentro de la compañía, destacando que aprender es un acto de responsabilidad para cada trabajador.

En la segunda parte del día, llegó el momento de mi presentación acerca de técnicas que pueden mejorar el refinamiento del Product Backlog. Empecé la sesión explicando los consejos que podía dar y terminé con una ronda de preguntas. Creo que el debate, al final, fue muy provechoso. O al menos esa era la intención.

A pesar de la hora (16:00 h) espero que nadie se quedara dormido y terminé la sesión con más asistentes de los que empezaron, lo que me lleva a pensar que la cosa funcionaba.

Fue emocionante y sentí cómo algunos me trataban como un experto, cuando al contrario, simplemente conté mi experiencia (como en otros debates donde también participé). Si eso puede ayudar a alguien, ¡bienvenido sea!

Por otro lado, hubiese sido interesante tener más encuentros de tipo charla o taller, en vez de tanto debate. De hecho (y aquí viene la polémica), cuando terminó la AOS, vi mensajes en redes sociales en los que los asistentes destacaban como algo negativo que hubiera gente que fue a “hablar de su libro” o a “convencer más que a conversar”.

Tengo que decir que yo acudí al evento con la intención de “aprender y escuchar” más que de “compartir y hablar”. Algunos los encuentros tipo debate se convirtieron en una charla entre “ciegos” y, en esas ocasiones, tener a un “tuerto” entre los asistentes (aunque a veces suponga que nos cuente parte de su libro), supone mayor aprendizaje para todos.

Algo que observé desde el principio es que había gente que era recién llegada al mundo Agile y/o ajena al mundo del desarrollo de software. Había mucha heterogeneidad entre los asistentes a las sesiones. Quizá esa fue la razón por la que triunfaron las sesiones que abordaron problemas generales frente a los más específicos.

En definitiva, merece la pena salir de nuestra zona de confort por unos días y abrirse al mundo, ya que cuando volvemos a casa, tenemos mucho que compartir. ¿La siguiente parada? Sevilla, en noviembre, donde dará comienzo la CAS 2017 (Conferencia Agile Spain). ¡No faltéis!

Comentarios

  1. Buen post! Una lástima no haber podido ir. Nos vemos en la CAS ;)

Escribe un comentario