La forma en la que surgió la herramienta de nuestro ADN refleja cómo somos en realidad, cuál es nuestra esencia, refleja, precisamente, el ADN de Paradigma.

Paradigma es una empresa sin jerarquías donde las personas se organizan en círculos en torno a áreas de conocimiento. No hay despachos, ni muros, hay espacios abiertos que favorecen la comunicación, la transparencia, las relaciones personales, los cafés a media mañana… y es aquí donde nace nuestra herramienta.

Un día, tomando un café, personas de distintas áreas, comentamos cómo tener una foto del estado de los equipos en base a ciertos vectores: Agile, Tecnología, Calidad, Cultura, Customer Experience. Estas son algunas de nuestras áreas presentes en los equipos que desarrollan productos para nuestros clientes.

El objetivo era tener, de forma visible y comparable, el estado de los equipos para hacer inspección y adaptación, que cada equipo viera en qué podía mejorar y a qué otros equipos podía pedir consejo o ayuda.

Ya estábamos haciendo algo parecido con nuestros clientes, entonces ¿por qué no hacerlo nosotros mismos?

El siguiente paso era darle forma. Le contamos nuestra idea preliminar a Paradigma y nos dieron luz verde para sacarla adelante. Así, nos empezamos a reunir en nuestros ratos libres para concretar algunos aspectos:

¿Cómo medirlo?

Teníamos que buscar una forma objetiva y medible para calificar a los equipos y saber sus puntos fuertes y en qué podían mejorar. Por ello, pensamos en cuestionarios que los equipos pudieran rellenar al finalizar una iteración de trabajo, normalmente en sus retrospectivas con todo el equipo reunido de forma que se fomentase la transparencia.

¿Cómo representarlo?

El foco eran los equipos, no una competición, por lo que pensamos en una clasificación por estrellas en base al valor de las preguntas. Además, el objetivo era la mejora, por lo que era importante reflejar si el equipo había mejorado, igualado o empeorado con respecto a la iteración anterior y poder actuar en cada caso.

¿Cómo gamificarlo?

No se trataba de premiar al mejor, sino de tener de referencia a aquellos equipos que consigan hacerlo lo mejor posible así que pensamos en un objeto representativo de cada vector para que el equipo que tuviese la mejor puntuación lo custodiara.

¿Cada cuánto tiempo?

Estaría bien revisarlo y hacer públicos aquellos equipos de referencia haciéndolo coincidir con nuestra reunión mensual F5 donde se cuentan las novedades del último mes.

Pues ya casi lo teníamos. Ahora faltaba elegir cómo representar cada vector y se nos ocurrieron los animales:

Con todo esto y un toque de magia por parte de nuestros compañeros de UX, el resultado fue este:

Y los objetos a custodiar, unos simpáticos peluches que viajan de equipo en equipo mes a mes.

Así es el ADN de Paradigma. Una herramienta que da visibilidad a toda la compañía del estado de los proyectos, que favorece la comunicación y la ayuda entre equipos y que nos motiva cada día a hacer las cosas un poquito mejor además de ser un valor añadido para nuestros clientes.

De esta forma conseguimos, además, mantener nuestro ADN.

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.