Comenzaré este artículo precisamente con una historieta… Y es que cuentan que el origen de nuestra línea Digital DNA nació el día que un cliente nos dijo: “Quiero ser como vosotros, ¿qué tengo que hacer?”. Y es que no bastaba con que desarrolláramos software de calidad para nuestros clientes; además, les llamaba la atención nuestra manera de hacer; nuestra cultura digital, nuestro ADN. Y comenzaron a llegar proyectos y, sin darnos cuenta, nos vimos inmersos en la creación de un marco de trabajo.

Los comienzos, como todo, son duros. Con cierta incertidumbre por la envergadura de lo que nos íbamos a enfrentar, comenzamos a sentar ciertas bases que considerábamos esenciales para el método:

Y desde entonces han pasado por nuestras manos más de 20 clientes y algunos proyectos más, y esto ha hecho que el marco haya incorporado estos aprendizajes y evoluciones:

De este tipo de proyectos podríamos contar un sinfín de anécdotas y experiencias reales desde las trincheras, y no solo mías sino del “equipazo” que formamos lo que llamamos “la oficina de Transformación” de Paradigma que es un grupo que nace con una necesidad clara: evolucionar el framework Digital DNA, unificar las buenas prácticas, compartir conocimiento de aciertos y errores y dar una respuesta profesionalizada a una necesidad cada día más acuciante de nuestros clientes. De nuestros procesos de acompañamiento salen múltiples herramientas, assessments... que queremos compartir, no puede ser de otra manera, en comunidad. Entre estas historias transformadoras en definitiva, hago memoria y recuerdo como:

Por último junto a este conjunto de reflexiones, queríamos compartir con vosotros que recientemente en la Conferencia Agile Spain contamos precisamente una de estas historias transformadoras, con bastante más detalle, y gracias a la organización del evento podéis disfrutar del video aquí:

Creemos que no hay mejor venta que el trabajo bien hecho. Que tus clientes se expongan a contar sus vergüenzas sobre un estrado, para servir a veces de ejemplo, y otras de contra-ejemplo, es un acto de valentía y transparencia absoluta. Eso sí que ayuda a la comunidad Agile en el mundo. Y sólo puede darse cuando hay un trabajo serio y reflexivo detrás, donde los cambios no se realizan de manera cosmética y donde en la pasión de los ponentes se demuestra que hay verdad.

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.