Cada vez hay más gente interesada por nuevas formas de management y entre ellas destaca Management 3.0. Podríamos decir que esta mentalidad nació del libro de mismo nombre escrito por Jurgen Appelo. Realmente, él ha mencionado varias veces que su trabajo ha sido recopilar información de estudios y libros anteriores. Una vez recopilada y analizada todas esta información creó sus propios modelos cogiendo lo mejor de cada uno, consiguiendo así un libro de obligada lectura para todo aquel que quiera ser un mejor líder en su organización.

¿Qué es en realidad Management 3.0?

Como ya hemos indicado es una mentalidad y, a su vez, un conjunto de herramientas que permiten impulsar dicha mentalidad dentro de la organización. Obviamente no podemos hablar de Management 3.0 sin entender cómo hemos llegado hasta aquí.

Management 1.0

Podemos situar el nacimiento del Management 1.0 junto con la producción en cadena. Ese momento en el que las personas dejaron de ser artesanos y pasaron a ser una pieza más dentro de un gran engranaje. En ese momento nacen filosofías como el fordismo y el taylorismo cuyo objetivo final era conseguir hacer más con menos. Estas formas de management aplicaban la ciencia a la hora de optimizar los procesos de producción. Bajo esta filosofía las personas eran un engranaje más que podía ser estudiado y optimizado. Para conseguir esto tuvieron que considerar a las personas piezas intercambiables dentro del mecanismo, de tal forma que fuera sencillo sustituir una persona por otra. Así, las personas fueron consideradas un recurso más dentro de la maquinaria de la industria. Por esto, no nos debe sorprender que tradicionalmente el departamento dedicado a tratar con las personas siga denominándose Recursos Humanos.

Esto llevó a una división asimétrica de la responsabilidad y la creación de una jerarquía estricta dentro de las organizaciones. Las personas mas arriba de la jerarquía tenían grandes despachos y grandes responsabilidades. Las de abajo bajos sueldos y baja motivación.

Para compensar esta baja motivación surge el concepto de bonus y el sueldo asociado al rendimiento. Es decir, buscar una motivación extrínseca para motivar al empleado a realizar bien su trabajo. Hay varios estudios, como la variación del problema de la vela de Sam Glucksberg, que indican que este tipo de motivaciones funcionan para los trabajos repetitivos pero son perjudiciales para el trabajo creativo. Por otro lado, los bonus también son un factor que modifica el comportamiento de los empleados, por ejemplo, si se gratifica con un viaje a la persona que más ventas haya realizado durante un año, es probable que como efecto colateral se consiga una baja colaboración dentro del departamento. Con esto no queremos decir que no haya que incentivar con bonus, simplemente que antes de decidir qué bonus dar y cómo hacerlo debemos tener varios aspectos en cuenta.

Obviamente, este modelo tuvo su sentido allá en el SXIX donde la norma era el proceso repetitivo y la baja capacitación. Por desgracia, pese a que los estudios indican la poca idoneidad del modelo para procesos creativos, aún en el SXXI existen muchas empresas aferradas a este modelo, en un momento en donde la globalización exige ser cada vez más creativos con el fin de adaptarse de forma continua a los cambios.

Management 2.0

Como ya hemos indicado el Management 1.0 funciona bien en entornos con alta certidumbre y donde sabemos exactamente lo que tenemos que hacer. Con el paso del tiempo, las nuevas tecnologías y la globalización produjeron un cambio en este modelo de certidumbre, llevándonos a un mundo en donde cada vez hay menos cosas seguras.

Así surge el Management 2.0: las empresas empiezan a virar hacia un trabajo menos manual y más creativo. Además, aparecen cientos de libros explicando cómo las empresas de éxito lo han conseguido. Estos libros son ávidamente consumidos por los managers que intentan copiar los comportamientos exitosos de otras organizaciones en la suya. La jerarquía en estas empresas sigue existiendo y, por lo tanto, los cambios se producen de arriba hacia abajo. Las empresas empiezan a implantar las modas de cada momento sin tener en cuenta el contexto de su propia organización y sin contar con las personas que tienen a su cargo.

Una de las modas más arraigadas ha sido el concepto de people first. Bajo este concepto la empresa pone a las personas por encima de todo. La idea que yace en el fondo de este concepto es que para potenciar las aptitudes creativas de un profesional hay que procurar su bienestar tanto dentro como fuera de la empresa. Por desgracia muchas compañías se han subido al carro de esta idea con jornadas reducidas, guarderías de empresa o conciliación familiar, pero sin entender que el verdadero propósito de todo esto es buscar el bienestar del empleado tanto dentro como fuera de la empresa. Para conseguir esto el primer paso es ser capaz de preguntar al empleado que es lo que necesita y estar dispuesto a dárselo, un concepto que suele chocar con las rígidas organizaciones jerárquicas de estas organizaciones.

Este modelo es el que muchas empresas siguen existiendo y por eso seguimos observando que cuando algo se pone de moda todas las organizaciones quieren implantarlo. En muchas ocasiones, realizando simplemente un cambio estético o aplicando tan solo las prácticas que han llevado al éxito a otras empresas esperando que a ellas les pase lo mismo, comportamiento denominado Cargo Cult. Por desgracia esto no suele funcionar, ya que para conseguir esos resultados no debemos quedarnos tan solo con copiar los comportamientos, sino que debemos analizar y entender qué objetivo tienen. De esta forma, podremos crear los comportamientos que mejor se adapten a nuestro contexto.

Un cambio de mentalidad

Llegados a este punto, dábamos paso a la siguiente evolución. Podemos pensar que el Management 1.0 es hacer las cosas incorrectas; el 2.0, hacer las cosas correctas de forma incorrecta, por lo que, ya solo nos queda el siguiente paso. Hacer las cosas correctas de forma correcta, es decir, Management 3.0.

Las empresas que han llegado a este tipo de management son conscientes de la complejidad que nos rodea y que,encima, esa complejidad va en aumento. Además, han asumido que no pueden aplicar soluciones sencillas para solventar este tipo de problemas complejos. Por este motivo, han roto las jerarquías buscando modelos en red más apropiados para poder dotar a la empresa de la velocidad de aprendizaje necesaria. Esto requiere no solo un cambio estético sino también de mentalidad.

Estas empresas han comprendido que por muy inteligente que sea un manager, nunca podrá serlo más que todos los empleados juntos. Por este motivo, los managers deben cambiar su rol: en lugar de ser las personas que deciden y solucionan deben ser las personas que dotan a la organización de dirección y generan el entorno necesario para que cada empleado dé lo mejor de sí mismo.

Los conceptos clave para lograrlo son el empoderamiento, la delegación y la motivación (entre otros). Management 3.0 es una nueva forma de pensar que está sustentada por un conjunto de herramientas y dinámicas para impulsar este cambio de liderazgo dentro de la organización.

En este punto, resaltamos lo importante que es entender el objetivo que hay detrás de cada práctica y buscar la forma de conseguirlo dentro de tu organización. De no ser así la organización seguirá en un modelo de Management 2.0, aplicando lo expuesto por Jurgen Appelo como una moda.

Si queréis saber más sobre Management 3.0 podéis escuchar este podcast en el que mantenemos una conversación sobre este mindset.

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.

Suscríbete

Estamos comprometidos.

Tecnología, personas e impacto positivo.