¡Necesitamos más WIT!

¿Sabías que WIT es el acrónimo de Women In Technology? ¿Por qué sigue habiendo tan pocas mujeres en el sector IT? ¿Por qué las mujeres no quieren estudiar informática? ¿Qué podemos hacer para romper la brecha digital de género? Empezamos.

Referencias femeninas: no es que no las haya, es que no las conocemos

La primera vez que forjé en mi cabeza el concepto de lo que debía ser un informático fue en 1994, cuando vi en Jurassic Park al malvado informático Dennis Nedry traicionando a John Hammond. Menudo referente, ¿verdad?

Apenas hay representación femenina en la ficción interpretando científicas o, más específicamente, informáticas, ¡pero existimos! Hay grandes mujeres cuyo trabajo ha sido trascendente en la evolución de la informática. Presento algunas de ellas de forma muy breve:

Ada Lovelace (1815 – 1852)

Ada Lovelace fue una matemática y escritora. Es considerada la primera programadora al haber encontrado en sus notas sobre la máquina analítica, el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina.

Grace Murray Hopper (1906 – 1992)

Murray Hopper fue científica de la computación, desarrolló el primer compilador para un lenguaje de programación y sentó la base de una máquina independiente de los lenguajes de programación, que derivó en el desarrollo de COBOL.

Grace Murray Hopper

Hedy Lamarr (1914 – 2000)

Matemática e inventora (aunque conocida por su trabajo de actriz), Hedy Lamarr diseñó un sistema de guía para teledirigir torpedos y co-patentó un sistema secreto de comunicaciones, el “salto de frecuencia”, la base para comunicaciones inalámbricas como el Bluetooth, el GPS y la WiFi.

Hedy Lamarr

Joan Clarke (1917 – 1996)

Criptoanalista, Joan Clarke trabajó durante la Segunda Guerra Mundial en el equipo de Alan Turing, que descifró el código Enigma utilizado por los alemanes.

Las programadoras de ENIAC

Seis mujeres se ocuparon de programar la ENIAC, una de las primeras computadoras de propósito general, sentando las bases de una programación sencilla y accesible. Su trabajo fue silenciado hasta tal punto que se dijo, de sus presencia en fotos, que eran modelos que posaban junto a la máquina.

Cuatro de las seis mujeres que formaron parte de la ENIAC

Evelyn Berezin (1925)

Evelyn Berezin fue ingeniera informática que desarrolló el primer sistema de reserva de billetes para United Airlines. También es considerada “madre” de los procesadores de texto tras haber concebido la idea de un programa que almacenara y editara textos.

Fran Allen (1932)

Informática pionera en la optimización de compiladores y automatización de tareas paralelas. Fran Allen trabajó en la creación de lenguajes de programación y códigos de seguridad para la Agencia de Seguridad Nacional Americana.

Margaret Hamilton (1936)

Ingeniera y matemática, Hamilton dirigió la División de Ingeniería de Software del MIT y desarrolló con su equipo el software de navegación para la misión del Apollo 11.

Margaret Hamilton

Hay más, muchas más, con historias fascinantes, que debemos conocer y transmitir.

Desde 1996, la “Women in Technology Hall of Fame” reconoce las contribuciones que hacen las mujeres a la comunidad científica y tecnológica que mejoran y hacen evolucionar nuestra sociedad.

La brecha digital de género

Yo nunca tuve un Amstrad, no sabía qué era Starcraft, ni siquiera tenía dirección de correo electrónico. Hablamos del año 99. No tenía claro qué quería estudiar y una conversación fortuita hizo que acudiera a las jornadas de puertas abiertas de la Facultad de Informática.

Nos recibió una mujer que nos habló con pasión de hardware, programación y robótica. Si no hubiera sido por ella, nunca me hubiese matriculado.

Los datos acerca de las matriculaciones de mujeres en carreras informáticas son malos. Juan Merelo Guervós y Cecilia Merelo Molina han publicado el informe Evolución de la matrícula femenina en el grado de Informática en universidades públicas españolas, donde podemos cuantificar el problema.

Cada vez se reduce más el porcentaje de mujeres que se matriculan en carreras informáticas, hasta llegar a un 12% en el curso 2016-2017. ¿Qué está pasando?

Si en el momento de elegir una carrera pensamos en el estereotipo en el que nos vamos a proyectar, es muy difícil que las mujeres se sientan identificadas con el estereotipo del informático. Y esto supone una barrera para entrar.

Tampoco sabemos cuántas mujeres descartan la idea de estudiar informática por no considerarse lo suficientemente “freaks”. Vamos a hacer unas búsquedas en Google para entender este problema.

Supongamos que una estudiante de bachillerato quiere ser ingeniera de software y lo  busca, tal cual.

Pues no, la verdad que quería decir ingeniera, pero bueno. Ya que estamos, echemos un ojo a Google Images con la búsqueda ingeniería de software.

19 hombres o siluetas de hombre sólo en esta captura de pantalla. 0 mujeres. Veamos cómo representa Google al programador:

Anatomía del programador, el cerebro del programador, las gafas que todo programador usa. 18 hombres, sorprendentemente hay una mujer. Busquemos ahora programadora:

7 referencias a Ada Lovelace, la Barbie programadora y una mujer programando en sujetador (aunque esta imagen pertenezca a una campaña de ropa interior, aparentemente, “reivindicativa”). Sin comentarios.

¿Qué pueden hacer las empresas?

Las empresas del sector TIC deben fomentar un trabajo saludable en general, independientemente de géneros como por ejemplo: apostar por la conciliación con medidas como la flexibilidad, el teletrabajo y la jornada intensiva y desterrar jornadas maratonianas y horas extras, tan terriblemente habituales en este sector.

Si bien todas las personas pueden beneficiarse de estas medidas, ¿por qué suman puntos cuando hablamos de incorporar mujeres al sector? Este estudio lo explica perfectamente:

Un 78% de las mujeres que abandonan el sector lo hace por las condiciones laborales. Hemos hablado de abandono, en lo que respecta a incorporaciones sabemos que hay ciertas preguntas que un entrevistador no puede hacer.

Sin embargo, es fácil obtener esta información con algunas búsquedas en las redes sociales. Lo verdaderamente importante no es si quieres o no tener hijos, o si tienes pareja o no, sino que ninguna de estas cosas nos hace más o menos válidas como profesionales.

La no incorporación de una mujer a un empleo por motivos personales supone un desagravio a la mujer y una pérdida de talento a la empresa. La maternidad de una trabajadora, una reducción de jornada o una excedencia para el cuidado de menores no deberían generar miedo a perder el trabajo, ya que no suponen ningún perjuicio para la empresa.

Las empresas se tienen que implicar en la integración de las mujeres, animando y premiando su participación en eventos. Y deberían realizar y publicar informes de brecha salarial para detectar y corregir desigualdades.

¿Qué pueden hacer los informáticos?

Chicos que sois o habéis sido universitarios, responded a esta pregunta: ¿por qué queréis o queríais más mujeres en las aulas? Vale, ahora pensad en lo bienvenidas que se sienten las mujeres al entrar a cursar estas carreras. Y ahora, que levante la mano quien no haya presenciado algún juicio sobre el físico de una mujer recién incorporada a una empresa del sector.

Bromear sobre ello con chistes machistas ni hace gracia, ni ayuda. Las mujeres vivimos una realidad que provoca que muchas de nosotras nos lleguemos a sentir incómodas en entornos donde estaríamos rodeadas de hombres. Por favor, sed conscientes del problema y formad parte de la solución.

¿Qué pueden hacer las informáticas?

Las informáticas también tenemos deberes. Tenemos que animarnos y tener mayor participación en blogs, formaciones y eventos. Tenemos que dar visibilidad del trabajo que hacemos, hablar de nuestro día a día en cualquier círculo para ayudar a romper los estereotipos que coartan a otras mujeres a entrar en este sector.

Debemos compartir los artículos de nuestras compañeras, acudir a sus charlas y reconocer sus logros.

También podemos dar a conocer y participar en organizaciones como Girls who code, Tech & Ladies, Django Girls, Rails Girls, PyLadies, FemDevs

We can do it!

Necesitamos mujeres que estudien informática, mujeres que programen, mujeres que diseñen, mujeres que generen contenidos, mujeres que lideren equipos, mujeres docentes y mujeres CEO.

Necesitamos niñas que quieran ser informáticas y una sociedad que las respalde cuando lo digan. Y todos y todas podemos poner nuestro granito de arena para arreglar este problema.

34 comentarios

  1. Arturo Batanero dice:

    Que un sector profesional como el nuestro no alcance la misma distribución de género de la sociedad general significa, al menos, que se está dejando un montón de talento por el camino. Es para hacérselo mirar.

  2. José dice:

    Buenas Rosa. Estoy de acuerdo contigo en la discriminación que las mujeres sufren en el mercado laboral. Sin embargo, ¿no crees simplemente que una mujer no trabaja en el sector IT por el hecho de que no le guste? Yo, por ejemplo, no he estudiado enfermería porque no me gusta, no porque sea un sector en el que la mujer predomine.

    • Rosa Rodríguez dice:

      Hola José. No, no lo creo. Si fuera una cuestión de gustos, no habría brecha de género. También creo que, si te hubiese gustado la enfermería, no la habrías dejado de lado por la presencia mayoritaria de mujeres. Sin embargo, el caso opuesto ocurre.
      Por otra parte, el último informe sobre brecha salarial nos dice que las mujeres cobramos en España un 16% menos que los hombres. ¿Crees que esto nos gusta? Un saludo

      • José dice:

        Entonces lo que me estás queriendo decir es que los hombres somos un factor para vuestra decisión para estudiar dicha carrera, ¿no?
        En cuanto a la brecha salarial, yo no te he dicho nada al respecto. Estoy de acuerdo que a igualdad de valía, hombres y mujeres deberíamos cobrar lo mismo. Un saludo

      • Sergio dice:

        La brecha de género en IT existe, al igual que en Magisterio, Enfermería o muchas otras profesiones. No me parece de recibo darle importancia a algunas y a otras no, o considerar que el estereotipo es una barrera para mujeres pero no para hombres. En este sentido, como en muchos otros, considero que somos todos iguales.

  3. Eloisa dice:

    Muy interesante el post, está claro que si los únicos modelos laborales que nos dan a las mujeres son enfermería y magisterio, nunca habrá más mujeres informáticas o telecos. Gracias José por fomentar esos estereotipos.

  4. Andrés Redondo García dice:

    Rosa, no puedo estar más de acuerdo con el contenido de tu artículo. Me parece un escrito brillante y valiente.

    Un saludo.

  5. Sergio Candel dice:

    Quizás el problema lo generáis hombres como tú, que no quieren asumir su parte de culpa y prefieren echársela a las mujeres. En este caso concreto, habrá casos y casos, está claro, que en un mundo machista, donde se discrimina a la mujer, entrar en un sector predominado por hombres, seguro que no es muy llamativo para las mujeres, ¿no crees? Y estamos hablando de un sector con poco paro y buenos sueldos, ¿a quién no le gusta eso?

  6. Silvia Calleja dice:

    Buen artículo para conocer la historia, aunque lo veo más de contenido de un tema de debate social, que de un blog tecnológico, como lo es el de paradigma, que consulto muy a menudo. Si algo tan maravilloso como es este blog se va a convertir en un “salvame deluxe”, la verdad que es una tristeza que se pierda dicha esencia…

    • Rosa Rodríguez dice:

      Hola Silvia. No tengo el placer de conocer “salvame deluxe”. Si un tema tan importante te parece propio de prensa rosa, no tengo más que añadir.

    • Ernesto Valero dice:

      Estimada Silvia

      Siento realmente que pueda pensar algo así de un artículo tan valiente como el que Rosa ha publicado. La tecnología tiene también un lado humano, las máquinas no se programan solas y el avance tecnológico depende de los hombres y las mujeres que se esfuerzan en hacer crecer la tecnología día a día

      La presencia de mujeres en el sector de IT creo que no es un tema de prensa rosa, es una realidad social que sucede por la falta de comunicación de referentes femeninos en tecnología, que como bien ha expuesto Rosa los hay, pero son silenciados por la historia .

      Sería altamente constructivo para usted que dedicara unos minutos a aprender sobre lo que significa el término sororidad , por ejemplo aquí http://www.mujerpalabra.net/pensamiento/analisisfeminista/sororidad.htm
      Y así poder ser parte de la solución y no parte del problema.

  7. Oscar dice:

    Buenas???… En cualquier campo que se propongan… O acaso nos planteamos si quiera cambiar el género de esa afirmación!!

  8. Arturo Batanero dice:

    Ante las dificultades para ponerse en los zapatos de otras personas, a veces funcionan mejor las analogías:

    Imagínate que hubiera una gran mayoría de empresas donde, en teoría, a ellas y a sus clientes les diera igual la tecnología utilizada, mientras se resolvieran sus necesidades igual de bien, pero tú descubres que siempre se valora un poco mejor controlar (escogidas al azar) de Python que de Node y que, por muy experto en Node que seas y puedas resolver el mismo tipo de problemas, siempre acaba molando un poco más si está hecho en Python.

    En esas circunstancias quizá no sería raro que, después de varios proyectos, múltiples evaluaciones de rendimiento y millones de los micro-juicios de valor que construyen tu reputación profesional día a día, tu trabajo en Node brillara un poco menos que el de tus compañeros.

    Si, tus jefes son casi todos de Python, pero son personas razonables que se deben ante todo a los clientes. No hay ningún tipo de plan maquiavélico para hundirte.

    Quizá lo natural, lo lógico en esas circunstancias, es que acabes cobrando algo menos y tengas menores probabilidades de ascender que la media de compañeros de Python. No es un plan para hundirte. Es sólo que el consenso general es que Python mola más.

    Quizá tengas que hacerlo en Node en la mitad de horas que en Python para que se te valore igual.

    Quizá, si lo que te mola es el Python, tengas más fácil tomar la decisión de trabajar en esas empresas que si te gusta el Node.

    Quizá no te plantees de entrada la inversión de tiempo y esfuerzo que implica trabajar en ellas, sabiendo todo esto de partida.

    Y quizá, sólo quizá, sea más probable que te busques otras empresas que valoren del mismo modo resolver los problemas de sus clientes, ya sea en Node o en Python.

  9. Como no podía ser de otra manera… fantástico Rosa! Gran post, gracias por compartir, por divulgar y por enseñar!

  10. Borja Perez dice:

    Buen aporte histórico

  11. María dice:

    Gracias Rosa, hacía falta un artículo como el tuyo en el blog de Paradigma (veo, por algunos comentarios que mucha). Te agradezco la valentía y el talento.

  12. María dice:

    Gracias Rosa, hacía falta un artículo como el tuyo en el blog de Paradigma (veo, por algunos comentarios que mucha). Te agradezco la valentía y el talento.

  13. Juan dice:

    No leí las preguntas pero si el articulo y aquí va mi experiencia personal. 1) Estoy por graduarme de Ing en informática y ya poseo un titulo por carrera corta en el área de informática, de mi sección nos graduamos 12 de los cuales solo 2 se fueron por el área TI, uno por programación (mi caso) y la otra por soporte, que vale destacar que es una mujer. A mi compañera le pregunte del porque se iba por soporte y no por programación? su respuesta fue fácil, sencilla y concisa “NO ME GUSTA ESO DE ESTAR LEYENDO Y ESTUDIANDO CADA TECNOLOGÍA NUEVA QUE SALE”. 2) Como mencione anteriormente estoy por graduarme de ingeniero, estoy en el ultimo semestre presentando ya la tesis, en esta ultima etapa somos 10 de los cuales 3 son programadores, dentro de esos 3 HAY UNA MUJER y es la que mas experiencia en el desarrollo posee de los 3, ella trabaja en una empresa de lunes a viernes y en las noche DA CLASES EN UNA ACADEMIA DE PROGRAMACIÓN, en estos días le comente que ella es TODA UNA PRO porque domina muchas herramientas, le apasiona el área de la programación, yo suelo consultar con ella cuando tengo dudas y aparte ES PROFESORA EN EL ÁREA DE DESARROLLO PARA UNA ACADEMIA. 3) Actualmente donde trabajo somos un grupo de 8 programadores, entre los cuales hay 4 mujeres, 3 ven la programación como un simple empleo y la restante es una amante apasionada del código. En conclusión bajo mi propia experiencia no es el famoso “patriarcado” el que esta ocasionando que las mujeres no se desenvuelva en las áreas TI. simplemente no les gusta el área de la tecnología y conozco caso de excelente programadoras que no continuaron simplemente no porque ganaban poco o en sus oficinas eran maltratadas por el machismo, no simplemente no les gusta y se van por marketing, diseño, entre otro. El verdadero estudio debería hacerse en las universidades y preguntarle a las mujeres perteneciente en la casas de estudio del porque no eligen las carreras de tecnología, estoy 100% que a la inmensa mayoría de las encuestada van a responder que no les gusta o simplemente no les llama la atención.

  14. David Montalvo dice:

    Muy orgulloso de trabajar en esta empresa, PRECISAMENTE por (entre otras cosas) publicar cosas como esta. No veo nada polémico en el artículo, veo una reivindicación justa, legítima y bien argumentada, para que vayamos avanzando hacia una sociedad mejor.

  15. Paz Navarro Moreno dice:

    Juash. Voy reír por no llorar.
    ¿De verdad sois incapaces de ver que toda la información que te llega durante tu vida va condicionando tus decisiones y opiniones del mundo, de lo que sucede, de lo que puedes hacer y de lo que no?
    Si soy capaces de reconocer que muchas de las cosas que hacéis o no hacéis han venido condicionadas por lo que habéis aprendido poco debería costaros reconocer que la poca información y la cultura popular es la que hace que muchas chicas ni se planteen estudiar informática.
    Aunque luego las veas hacer cursillos para hacerse sus propias App para el móvil o tonterías así (lo que indica que no les disgusta la programación)
    En mi opinión, y solo viendo la reacción de muchos “ofendidos” no sólo está bien colgar este artículo por la historia que refleja sino porque aún se puede observar que algunos se ofenden sólo por leer una invitación a que las mujeres prueben y experimenten con una ciencia para la que les dicen no están preparadas.

  16. Lorena dice:

    Buen post! Como bien dices hay que fomentar el interés de más mujeres en nuestro sector, aunque aún somos una minoría poco a poco somos más las que trabajamos en el.
    Gracias Rosa

  17. Sabrina dice:

    Me ha ebcantado el contenido y me encanta que des a conocer así a tantas mujeres…con tanto conocimiento….he de decir que me ha sorprendido…Que estoy contigo en que conciliar la vida laboral y familiar es muy dificil. Y sobre todo no tendríamos que consentir ciertas preguntas en las entrevistas de trabajo..sólo puedo darte las gracias…

  18. Jose Huerta dice:

    Hola Rosa. Me gusta tu artículo. Sobretodo la exposición de las grandes figuras femeninas del sector.

    Pero, y espero no crear demasiada polémica con ello, tengo dos comentarios a tu frase final (como resumen del artículo):
    “Necesitamos mujeres que… ” “Necesitamos niñas que quieran …” ¿Por qué? Por qué hay que buscar una paridad? Hay sectores en los que se está produciendo un vuelco total, como en la medicina. ¿Es malo que haya muchas más mujeres estudiando medicina que hombres? ¿Hay que promover la medicina a los niños en las escuelas?

    “[Neccesitamos] una sociedad que las respalde cuando lo digan [querer estudiar informática]” ¿Realmente crees que no les respalda la sociedad de hoy en día? Yo no lo sé. Pero mi escasa experiencia me dice lo contrario. Yo no veo que no se les respalde. En todas las empresas en las que he estado o que he conocido, no he visto un trato machista hacia ellas. He visto que se han ido colocando dónde les tocaba, por sus habilidades, como en el caso de los hombres. Algunas han querido ir a progresar a la gestión y lo han hecho muy bien. Otras han querido evolucionar como programadoras. Otras han fracasado. Otras han triunfado. Pero no he visto un trato o una remuneración diferente. Y lo mismo con sus compañeros.
    Es cierto que cuando llega una chica, todos se ponen a valorar su físico en el café. Pero también lo veo con las chicas cuando llega alguien nuevo. Recuerdo una incorporación hace relativamente poco de un chico bastante guapetón y era el corrillo de “ellas” durante los cafés.
    Pero nada fuera de lo moralmente correcto o que cree un mal ambiente.
    Pero repito, hablo desde mi escasa experiencia. A lo mejor en otras provincias no es lo mismo…

    • Rosa Rodríguez dice:

      Hola José, gracias por tu comentario. Lo que es malo es que las niñas desde los 7 años se sientan inferiores a los niños, y que no se crean capaces de estudiar informática, porque es cosa de chicos. Lo que es malo es descubrir estudios que dicen que las mujeres negocian menos que los hombres su sueldo y que una empresa de referencia para el sector como Google se enfrente a una demanda colectiva por discriminación de género.
      Con respecto a tu última nota. La sexualización de la mujer nos cuesta 1000 violaciones al año en España, acoso callejero por sistema, y unas cifras escalofriantes de violencia machista. Creo que la comparación con la situación inversa es profundamente injusta. Un saludo

  19. Susana Díaz dice:

    Gracias Rosa por un artículo difícil y valiente. Difícil, porque lo cómodo frente a una situación de desigualdad es no buscar los porqués, si no dar por hecho que las cosas son así y punto. Y valiente por la resistencia que ibas a encontrar por parte de los beneficiarios de dicha desigualdad. Por suerte, veo que hay muchos compañeros que no tienen miedo a hacernos un sitio a su lado.

  20. Miguel Ángel dice:

    Buen artículo histórico, sin duda una buena forma de destacar la igualdad de género así como la brecha salarial en TODOS los secores, por ese lado te felicito.
    No obstante, me parece determinista asumir que una identidad de género en concreto no elige un rumbo profesional basándose en la opinión pública (o en la de sus compañeros de estudios/trabajo).
    Por otro lado me parece deleznable aquel “pequeño” porcentaje que juzga aspectos profesionales o personales por el aspecto físico o el sexo de culquier ser humano (no voy a entrar en detalle en experiencias personales al “colarme” cierto día en una clase de magisterio de mi facultad) .
    Históricamente, nunca ha sido buena idea generalizar.

    Un saludo

  21. Enrique Herrero dice:

    Enhorabuena por la entrada, Rosa.

    Afirmar que si las mujeres no estudian informática es simplemente porque no les gusta se queda en una inocencia ciertamente corta. Es hasta cierto punto equivalente a decir que el 70% de los españoles se declaran católicos porque les gusta, o que el hecho de que es más probable que a un indio le guste el críquet que el fútbol se deba a factores genéticos. No vivimos aislados y que nuestros gustos y elecciones personales sean en principio libres no implica que puedan disociarse de la sociedad de la que formamos parte.

    No está en los genes de ninguna niña que a los 2 años le tengan que gustar el rosa, las mariposas, los ponys y jugar a las cocinitas, igual que ninguna mujer de 40 años nació predeterminada para caminar de puntillas sobre 10 centímetros de tacón, para que le guste maquillarse o para vestir minifalda. A los que sugieren lo contrario les convendría darse un paseo por la sección de niño y niña de cualquier tienda de ropa infantil. Es demencial la diferencia de mensaje que la misma ropa transmite desde que son recién nacidos.

    Que gran parte de los catálogos de juguetes sigan mostrando a las niñas jugando con juguetes rosas que imitan labores del hogar no es simplemente porque les guste. Que sean las mujeres las que mayoritariamente llevan el pelo largo, usan pendientes y se torturan con tacones no es porque hayan nacido así. Porque sí, muchas siguen saliendo del hospital con los pendientes en las orejas, pero no venían así «de fábrica». Que en el mundo de los vuelos comerciales sigamos asociando la imagen de asistente de vuelo a las mujeres y la de piloto a los hombres, no es porque a las mujeres les guste pasear bandejas y a ellos pilotar de manera innata. Todo forma parte de la construcción de género que hace nuestra sociedad y en la que vivimos, que es lo que ha descrito Rosa tan bien con ejemplos relativos al mundo de la informática.

    Claro que hay más mujeres estudiando para ser enfermeras, profesoras o gerontólogas. Son profesiones asociadas a los cuidados de niños, enfermos y mayores, un papel que tradicionalmente muchos siguen uniendo indefectiblemente al hecho de ser mujer. Decir que las enfermeras o las educadoras infantiles son en su mayoría mujeres porque les gusta es obviar la educación que la publicidad, la tradición, muchas familias y la sociedad en su conjunto están dando a nuestras hijas.

Escribe un comentario