Desde hace unos años han surgido diferentes técnicas para mejorar nuestra productividad, reducir costes de mantenimiento y debugging, dotar de robustez a nuestro software y focalizar nuestros desarrollos. Entre estas técnicas, se encuentra TDD, cuyo paradigma consiste en "escribir la prueba, codificar la implementación asociada a dicha prueba y refactorizar".

Una buena prueba nos puede clarificar el funcionamiento de una casuística concreta, incluso mejor que la documentación asociada. En esta infografía hacemos un resumen de en qué consiste TDD, en qué principios se basa (SOLID) y cuáles son sus ventajas y desventajas.

Haz clic sobre la imagen para ver la infografía completa

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.