Y a ti, ¿cómo te ha cambiado la vida la jornada compacta?

Disfrutar de jornada compacta de 8:00h a 15:00h en oficina… ¡durante todo el año! Era la noticia bomba con la que despedimos el año 2016. Sin duda, esta era la propuesta más habitual en nuestro panel de sugerencias, sobre la que más insistimos y por la que, finalmente, acabamos apostando.

Empezamos 2017 nerviosos, entusiasmados, felices por poder conciliar. Y no es que no lo hiciésemos antes. Siempre hemos disfrutado de teletrabajo, horario flexible… Pero la jornada compacta suponía ir más allá, dar un paso de gigante en cuanto a calidad de vida y productividad. Porque ambos conceptos van de la mano, porque tener un horario intensivo no significa ser menos productivo.

Y con esta apuesta, nos convertimos en la primera empresa IT en incluir la jornada compacta durante todo el año. Ahora, un año después, creemos que es importante pararnos a reflexionar sobre cómo ha impactado este cambio en nuestra vida dentro y fuera de la oficina.

Casi la mitad de los que formamos Paradigma, un 47%, disfrutamos de la jornada compacta, un horario que siempre ha sido opcional, nunca obligatorio. Entendimos desde el principio que si cada uno de nosotros podía escoger su propio horario, la flexibilidad sería aún mayor.

Sin duda, una de las aportaciones que nos ha dado este tipo de horario ha sido la de conciliar, especialmente para todos nuestros compañeros que tienen hijos.

“Lo más importante es el tiempo que paso con mi familia: puedo, junto a mi mujer, jugar con mis hijas y verlas crecer. Además, ha sido una de las razones más importante que nos ha hecho decidir tener otra hija”Stefano Fracassi, Área UX.

“Con la jornada compacta puedo disfrutar de mi hijo, poder tener más vida familiar, tener tiempo para organizar y hacer cosas que con la jornada normal no podría. Y un importante ahorro en la guardería”. Ernesto Alonso, Equipo de Sistemas.

“No sólo me ha cambiado a mí la vida, la de mi pareja también. Antes de la jornada compacta ella tenía que salir corriendo de su trabajo para llegar a tiempo a recoger a nuestra hija al cole, y rezar para que no se le fuese un autobús o se estropease el tren. Ahora la recojo yo y todos vamos más tranquilos”. Javier González, Área UX.

“Ahora puedo dedicarle mucho más tiempo a mi hija, ayudarla con sus deberes por las tardes, jugar y disfrutar mucho más con ella. También he podido aliviar muchísimo la conciliación familiar liberando a abuelos y familiares”. Jorge Calleja, Equipo de Desarrollo.

Pero, obviamente, no solo los compañeros que son padres y madres tienen derecho a conciliar. Muchos paradigmáticos aprovechan su tiempo libre para formarse, para estudiar o para empezar a practicar ese hobby que siempre estaba en un segundo plano o retomarlo después de años aparcado.

“Ahora voy mucho más al cine, puedo dedicar las tardes a estudiar y a quedar con mis amigos, no sólo los fines de semana. Y si no quiero hacer nada, pues siempre me puedo echar una siesta :D”. Javier Molina, Área de Desarrollo.

“La jornada compacta me ha permitido poder retomar uno de mis hobbies favoritos: la natación. También para poder cocinar más y mejor”Yazmin Cumberbirch, Equipo de Desarrollo.

“Para mí la jornada compacta ha supuesto poder organizar una boda y la compra de una casa en un tiempo récord”Borja Meneses, Analista Funcional.

Otros de nuestros compañeros destacan de este tipo de jornada un mayor rendimiento y productividad durante su horario laboral.

“Ahora tengo un mejor rendimiento, una mayor organización semanal y, además, tiempo para otras tareas importantes, como estudiar o hacer deporte”. Daniel Povedano, Equipo de Desarrollo.

“Llego a trabajar más feliz, con una sonrisa y sabiendo que hay que ser más productivo”Enrique Arnaz, Equipo de Desarrollo.

La jornada compacta ha sido uno de los incentivos más importantes a nivel recruitment que tenemos en Paradigma.

“En mi caso el cambio ha sido bastante drástico, venía de otra empresa en la que salía a las 19:00h. Me ha servido para darme cuenta que en Paradigma se cuida de verdad a las personas. No sólo son palabras vacías que puedes oir en cualquier empresa del sector, sino que se ha demostrado con hechos. Se cree firmemente en la responsabilidad por el trabajo bien hecho”. Raúl Grande, Equipo de Producción.

“Para mí ha sido el mayor incentivo para entrar a formar parte de Paradigma, aunque con el tiempo he descubierto muchas otras cosas valiosas en la empresa (buen ambiente de trabajo, compañerismo, fruta, etc.). La jornada compacta no solo me permite disfrutar mejor de mi tiempo libre, también volver al trabajo al día siguiente con ganas y energía por haber podido descansar y reflexionar”. Javier Benito, Equipo de Desarrollo.

Incluso los hay que disfrutan de la jornada compacta sin ni siquiera estar acogidos a ella…

“A mí, que no la tengo, me ha beneficiado en que tengo tardes de trabajo de calidad, más tranquilas y libre de reuniones”. Nacho Herranz, línea Estrategia.

… también hay otros que no se han tomado nada bien eso de tener más tiempo libre ;) …

“La Jornada Compacta ha hundido mi vida. Llego todos los días a mi casa a las 15:30 MUERTO DE HAMBRE. Resulta que, tras comer ávidamente todo lo que pillo en el frigo de casa, dispongo de un montón de tiempo libre hasta la hora de acostarme. Me he planteado: apuntarme a un gimnasio, leer cuentos a niños, amaestrar halcones para erradicar palomas, coleccionar etiquetas de antiestamínicos y gastar bromas a los vecinos por el telefonillo. Pero no he hecho nada de todo eso. Me puede la desidia. Tengo un complejo de culpa que no me cabe en el cuerpo. Antes no me sentía tan mal porque no tenía todo ese tiempo libre que dilapidar. No os lo perdonaré nunca, Paradigma Digital”Luis Calvo, Equipo de Front.

Esto es, a grandes rasgos, lo que nos ha aportado la jornada compacta en su primer año de vida. Desde Paradigma seguiremos trabajando para cuidar lo que más importa: las personas.