Sí vale, transformación digital, pero… ¿por dónde empiezo?

Tenemos la transformación digital hasta en la sopa, con la importancia que tiene la cultura, las personas, la agilidad y blablabla. Pero se habla muy poco de cómo llevar esto a tierra.

Las grandes consultoras tienen un ebook en su web sobre el tema, unas presentaciones con unas fotos espectaculares que muestran las bondades de un futuro digital con robots, realidad aumentada y todo eso. Pero a la hora de la verdad, ¿cómo se cambia una empresa?, ¿cuál es el primer paso?

Durante los años que llevo en Paradigma he tenido la suerte de trabajar en la transformación digital en diferentes sectores: banca, telco, seguros… Hemos aprendido mucho con estas experiencias y hemos descubierto que no es una tarea fácil. Cada sector está en un punto diferente del proceso de transformación y se enfrenta a unos retos distintos dependiendo de su nivel de madurez digital.

Las telcos, por ejemplo, por su fuerte componente tecnológico, están algo más avanzadas en general que bancos y aseguradoras, que son las que más recientemente se están subiendo al carro de la transformación digital.

Pero a pesar de las particularidades de los diferentes sectores y empresas, hemos ido descubriendo patrones, un camino más o menos común que deben seguir todas ellas para convertirse en empresas digitales a todos los niveles.

Dentro de este camino común podemos encontrar diferentes niveles de madurez, una especie de escalones, de forma que debes superar diferentes retos para poder llegar al siguiente paso. Por ejemplo, no puedes plantearte hacer continuous delivery si ni siquiera sabes lo que es integración continua. Tampoco gestionar tu compañía de una forma ágil si ni siquiera tus equipos de desarrollo trabajan de una forma ágil.

Hemos aprendido también que la transformación digital, además de la tecnología, cubre muchas otras cosas. Nosotros hablamos de 3 vectores fundamentales:

  • Tecnología. Es necesaria una renovación tecnológica para que los departamentos de IT puedan dar servicio a negocio al ritmo que demanda Internet.
  • Cultura-organización. Uno de los principales retos de las transformación son las personas, la cultura de empresa y la estructura organizativa.
  • Negocio. La digitalización no solo nos permite ganar en eficiencia, sino que posibilita la creación de nuevos negocios gracias a las nuevas posibilidades digitales.

Los 3 son igualmente importantes y deben abordarse de forma equitativa.

Pues bien, con esta experiencia adquirida en los últimos años, y con estos patrones comunes que nos hemos ido encontrando, hemos creado nuestro propio framework: el DTMA (Digital Transformation Maturity Assessment), que utilizamos como herramienta fundamental en nuestros procesos de transformación digital.DTMA, ¿Conoces el nivel de Transformación Digital de tu compañía?

El DTMA es un modelo que mide el nivel de madurez digital de una compañía e incluye un plan de acción práctico para convertirte en una empresa digital, basado en los gaps identificados tras la medición.

Todo el proceso nos lleva entre 5 y 8 semanas, dependiendo del tamaño de la empresa a transformar, y culmina en un plan de transformación que nos permite sentar las líneas maestras de procesos de transformación que nos suelen llevar después unos 3 años. A grandes rasgos, podemos decir que el DTMA tiene 3 fases bien diferenciadas:

Objetivos Estratégicos

El primer paso es una dinámica que nos permite plasmar los objetivos estratégicos de la empresa y su repercusión en el proceso de transformación. Estos objetivos se utilizarán después para identificar los proyectos necesarios y priorizar el plan de ejecución.

Es importante también identificar los miedos que podrían poner en riesgo el proyecto, con el objetivo de tomar desde el principio las medidas necesarias.

As is & to be

Se eligen los puestos clave a tener en cuenta en cada uno de los 3 vectores (tecnología, cultura-organización y negocio), que deberán cubrir toda la cadena de valor de la empresa desde la dirección hasta la ejecución.

Mediante entrevistas, guiadas por un cuestionario específico en una herramienta Web desarrollada por nosotros, se realiza una evaluación de cuál es el nivel de madurez digital actual, de una forma objetiva.

Estas entrevistas se complementan con 3 dinámicas específicas que nos permiten identificar nuevas líneas de negocio específicas para cada compañía. Negocios puramente digitales que impulsen a la compañía y saquen partido a la transformación.

Plan de Ejecución

Partimos de un informe de resultados con el estado actual de la compañía en cada uno de los 3 vectores.

Por último, otro valor diferencial del DTMA es que concluye con un plan de acción práctico para efectuar los cambios identificados a corto, medio y largo plazo. Este plan incluye un roadmap y una ficha para cada uno de los proyectos necesarios, que incluye acciones a realizar, dimensionamiento, ROI, KPI’s y su trazabilidad con los objetivos definidos inicialmente.

Seguramente se puede hacer de otra manera, pero este es nuestro método práctico para abordar la transformación digital desde una perspectiva ágil, que ya hemos probado con éxito en algunas grandes empresas españolas y de Latinoamérica.

Mi rol es diseñar proyectos de Internet y hacer que salgan bien. Es lo que me gusta hacer y a lo que me he dedicado los últimos 12 años. Siempre en busca de nuevos retos, me interesan temas tan diversos como Agile, Cloud o el diseño de productos digitales. Para hacer buenos productos, procuro siempre crear un marco de trabajo que permita a las personas mejorar y dar su mejor versión.

Ver toda la actividad de José Ignacio Herranz Roldán

Escribe un comentario