El crecimiento siempre ha sido el fin último de las compañías y de la economía en general. El éxito de una empresa se mide en base a su crecimiento, el éxito de un país en base a la salud económica que ofrece el PIB.

Para cumplir con sus objetivos económicos, las compañías tienen un impacto social y medioambiental allí donde operan, un impacto que siempre se ha tratado desde áreas concretas de las empresas. Creando fundaciones, departamentos de Responsabilidad Social Corporativa o campañas de reputación de marca y comunicación corporativa.

Esta separación entre el core del negocio y las áreas de responsabilidad empieza a desaparecer. Las compañías están poniendo el impacto y la sostenibilidad en el centro de su modelo de negocio, se están replanteando cómo transformar su cadena de valor y sus productos y servicios para crecer de manera sostenible.

El impacto positivo en el mundo y el crecimiento ya no deben ser cosas separadas. Muchos cambios que están ocurriendo en distintos agentes de la economía hacen que el binomio crecimiento e impacto positivo sea una fórmula de éxito para cualquier compañía.

Recogemos a continuación alguna de las principales tendencias y datos que reflejan esta oportunidad y la transformación a la que nos enfrentamos.

Un mercado con enorme potencial económico

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas marcan la hoja de ruta de las prioridades del mundo. Este horizonte exige cambios a gobiernos y compañías para poder cumplir los objetivos en el año 2030 y está creando un mercado con un enorme potencial económico.

Según el informe publicado por la Business Sustainable & Development Commision, se crearán 380 millones de puestos de trabajo a nivel mundial y un mercado de 12 trillones de dólares que incluye distintas áreas clave en el cumplimiento de estos objetivos: alimentacion, ciudades, energía o salud.

Una oportunidad que genera rentabilidad

Esta oportunidad ya está siendo aprovechada por muchos inversores que buscan una inversión más responsable y que además están obteniendo grandes retornos.

Los principales fondos de inversión a nivel mundial están empezando a ofrecer activos de inversión de impacto y el volumen no para de crecer.

 Fuente: Elaboración propia a partir de datos de Global Impact Investing Network. Fuente: Elaboración propia a partir de datos de Global Impact Investing Network.

En el gráfico anterior se recoge el último informe elaborado por Global Impact Investing Network, el principal referente de inversión de impacto en el mundo.

En este informe se observa que el volumen de inversión en activos y compañías de impacto ha alcanzando ya los 502 billones de dólares, una cifra que representa un crecimiento de más del doble respecto al año anterior.

Un consumidor cada vez más responsable

Parte de este retorno que ofrece la inversión de impacto se debe a un consumidor que cada vez le exige más a las compañías en términos de sostenibilidad. De hecho, el 90% de los consumidores afirma que las compañías tienen la responsabilidad de luchar por proteger el planeta y hacer frente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Criterios como la sostenibilidad empiezan a tener más protagonismo en las variables de decisión del consumidor en el proceso de compra. Las compañías están respondiendo a esta tendencia creando productos más sostenibles y siendo más transparentes con el consumidor.

Una vehículo de captación y retención de talento

Estas exigencias que los consumidores tienen hacia los productos que compran, la tienen también hacia las compañías en las que trabajan.

Un estudio realizado por LinkedIn demostraba que los empleados que forman parte de una compañía con un propósito mayor que el puramente económico, están mucho más satisfechos.

Impacto y la sostenibilidad son por tanto claves a la hora de captar y retener talento dentro de una organización, especialmente en las generaciones más jóvenes.

Terminamos con una pregunta: ¿cómo va generar impacto tu negocio?

Todas estas tendencias reflejan la transformación y potencial que esta revolución puede generar en la economía. Las compañías que no tengan esto en cuenta se encontrarán problemas a la hora de afrontar el crecimiento, conectar con el consumidor y gestionar el talento dentro de su organización.

En Paradigma tenemos claro que queremos ser parte de esta transformación, y como hemos analizado otras veces, estamos seguros que la tecnología va a ser un motor de cambio fundamental para cumplir estos objetivos.

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.