Como muchos de vosotros sabréis, el pasado 9 y 10 de Noviembre se celebró la edición 2017 de la Conferencia Agile Spain.

En esta edición, he tenido la oportunidad de poder estrenarme por todo lo alto. Y es que no he asistido solo como oyente, sino que también lo hice como ponente, con mi charla “Scrum: Try Again!”.

Es la primera vez que presento una propuesta de charla a un evento de estas características y para mí fue todo un orgullo y un placer impartirla en representación de Paradigma Digital.

El espacio

El evento se celebró en el FIBES (Palacio de Congresos de Sevilla), un edificio bien ubicado, ya que está situado cerca del aeropuerto y de la estación de trenes de Sevilla.

Del espacio cabe destacar:

El check-in

Como podréis imaginar, recibir a más de 700 personas no es tarea fácil y menos cuando lo primero de la agenda es el desayuno.

No obstante, el hall del FIBES y la organización del check-in facilitó que se llevase a cabo de una manera ágil (no cabía esperarlo de otra manera). Por un lado, estaba el registro de asistentes; por otro, el de ponentes y el ropero (pensaron en todo).

Los tracks

La organización de los tracks fue perfecta, además de presentar una buena variedad a los asistentes (iniciación, cultura, scale, talleres…), el espacio y la agenda facilitaban poder moverse de unos a otros de manera rápida y disponer de una información mínima sobre las charlas/talleres y sus ubicaciones.

La charla

Respecto a mi charla, resumiendo mucho y en pocas palabras, lo que pretendía era reflejar las experiencias profesionales que he tenido a la hora de implantar o trabajar con Scrum como framework.

Hablé de los casos a los que me he enfrentado, de las barreras encontradas, la cultura empresarial o estructuras infranqueables, “scrum but”, caos como organización, motivación de equipos... y de las soluciones que hemos llevado a cabo para intentar corregir estas situaciones.

En definitiva, reflejo algunos de los casos que no llegaron al éxito y otros que sí, y cómo sigo insistiendo en que Scrum se haga y se haga bien, de ahí el título “Try Again!”. Y es que, a pesar de las trabas, hay que seguir trabajando para conseguirlo y conseguirlo bien.

El feedback

Una idea muy original y acertada fue la de promover el feedback en las charlas y talleres. A cada uno de los ponentes se nos daba una pequeña caja de cartón. Y el welcome pack de los asistentes incluía unas sencillas tarjetas con un apartado de puntuación (del 1 al 5) y un pequeño espacio de comentarios que debían depositarse en el interior de la caja al finalizar la charla/taller.

Antes de arrancar nuestras intervenciones, o bien nosotros mismos o bien la organización, hacíamos un pequeño speech explicativo sobre lo importante que es para nosotros el feedback y cómo darlo. ¡Gracias a tod@s por el feedback!

Mi TOP 3 de charlas

Como ya he comentado, además de ponente fui asistente y aproveché al máximo el estar rodeado de tanta gente interesante con un vínculo común, como es agile.

He de decir que me gustaría mencionar todas (fueron unas cuantas) y cada una de las charlas a las que asistí, pero para no extenderme demasiado he decidido hacer mención tan solo a las que para mi fueron el TOP 3:

El catering

Creo que cabe destacar el esfuerzo que ha hecho la organización por que nos fuéramos todos un poco más rellenitos a casa. Y es que cada 2 horas aproximadamente había un servicio de café con bollos para todos y en torno a la 13:00 h. un servicio de catering para la comida.

En resumidas cuentas, había bebida y comida para habernos atrincherado allí y no salir en varios días.

La organización

Aunque haya dejado este apartado para el final, para mí, sin duda, la organización fue lo más importante de este evento, el motor que hizo que, durante meses de trabajo previo, todo funcionase a la perfección y que un evento con más de 700 asistentes, más de 12 talleres y más de 40 charlas saliese sobre ruedas.

Toda mención que se haga al trabajo que hay detrás de la organización de un evento de este calibre es poca, y todo agradecimiento se queda escaso. No obstante, mis felicitaciones.

Conclusión

Sin duda alguna, el año que viene volveré a participar, bien sea como asistente, como ponente o como ambos.

De este año me quedo con la gran experiencia que he tenido como ponente y con el feedback recibido de los asistentes (¡gracias a todos!).

Cómo no, me quedo con todo lo aprendido como asistente, desde lo visto en las charlas y el posterior intercambio de impresiones con los compañeros, hasta las conversaciones de pasillo y la gente nueva conocida (¡que no ha sido poca!).

Gracias a tod@s l@s que habéis hecho posible CAS 2107 y a l@s que lo haréis posible en CAS 2018. ¡Nos vemos el año que viene!

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.