A través de una serie de posts, estamos contando las bondades de conocer y aplicar los distintos Cloud Adoption Framework de los proveedores cloud más importantes. Si te acabas de incorporar a nuestra serie, puedes empezar por leer una introducción a los CAF o repasar la propuesta CAF de Azure.

Ahora toca analizar el CAF más veterano de todos. El Cloud Adoption Framework de AWS se escribió en forma de whitepaper en 2017. A pesar de que AWS ya tenía una posición dominante en aquellas fechas, resaltaban que la aproximación que se explica en el documento podía aplicarse independientemente del proveedor cloud escogido.

Añadiré que, si leemos el whitepaper, no hay mención expresa a ninguno de los servicios o soluciones de AWS. Se constata, por tanto, que los CAF son una aproximación metodológica independiente y útil por sí misma.

AWS tenía claro qué ventajas podía proporcionar a los clientes que se planteaban el uso de sus tecnologías: convertir costes fijos en variables, aprovechar las economías de escala, variar su capacidad tecnológica de forma ágil, poner en marcha sus estrategias de negocio mucho más rápido o eliminar los costes y complejidades de mantener su propio Data Center.

Sin embargo, también conocían que el cambio suponía un impacto profundo en la organización que iba más allá de las áreas puramente IT.

Para minimizar los riesgos de este proceso, crearon una guía que pone el foco en seis áreas a las que denominaron perspectivas.

Las perspectivas Business, People y Governance se centran en las áreas de negocio; mientras que Platform, Security y Operations se focalizan en aspectos técnicos.

Cada una de estas perspectivas está dividida, a su vez, en lo que denominan capacidades. Estas son la relación de responsabilidades y aspectos que deben ser tenidos en cuenta y gestionados por la organización para afrontar con garantías la incorporación de tecnologías en la nube.

El recorrido por estas capacidades determina qué le falta a nuestra organización para poder reducir riesgos e incorporar con éxito el uso de las nuevas tecnologías. Esta brecha entre nuestro estado actual y el recomendado nos sirve para confeccionar un plan de acción que nos haga transitar de uno a otro.

En nuestra opinión, la elaboración de este plan es la contribución más importante que nos proporciona el CAF, y su ejecución incrementará drásticamente las posibilidad de incorporar con éxito el portfolio de servicios cloud y la transformación tecnológica que ello implica para nuestra organización.

En este punto podemos resumir la mecánica del CAF.

  1. Recorreremos las áreas propuestas por AWS y el desglose de capacidades en cada una de ellas.
  2. Si detectamos que la responsabilidad y/o situación deseada descrita en ese punto no está convenientemente abordada en nuestra organización, añadiremos su corrección a nuestro plan de acción. La solución puede pasar por incorporar nuevas competencias o desarrollar nuevos procesos en el área afectada.

Una vez entendido el enfoque del CAF, vamos a desglosar en detalle cada una de esas perspectivas y capacidades.

Perspectiva Business

El objetivo del análisis de esta perspectiva es asegurar que la estrategia IT está alineada con las necesidades de negocio y que toda inversión (IT) se traduce en resultados demostrables.

Es un punto común de todos los CAF resaltar la importancia de tener una estrategia definida para que la tecnología no sea un fin en sí misma, sino al servicio de la consecución de objetivos empresariales.

Para conseguirlo, se desglosan las siguientes capacidades:

  1. Finanzas IT. Valora la capacidad de nuestra organización para planificar, asignar y gestionar presupuestos bajo un nuevo modelo de pago por uso introducido por los servicios cloud. En nuestra experiencia, el reto subyacente que intenta explicar el CAF es que ya no nos movemos con compras de bienes tangibles (máquinas) o licencias, y que la empresa tiene que aprender a gestionar y predecir de manera dinámica los costes (peticiones de ejecución, espacio ocupado por los almacenes en disco, horas de computación, etc.). Seguro que conocéis algún caso donde la factura de servicios cloud provocó una sorpresa desagradable… Trabajando este punto nos evitaremos vivir esa incómoda experiencia.
  2. Estrategia IT. Analizaremos dónde dirigimos los esfuerzos del área IT. Si todo nuestro tiempo va dirigido a mantener nuestros servicios operativos o disponemos también de capacidad para ayudar al negocio a resolver sus desafíos y conseguir mejores resultados. La adopción de la nube reduce la carga operativa de las soluciones, ya que muchas acciones que antes corrían a nuestro cargo, ahora forman parte de los servicios base. Deberemos facilitar la formación de nuestro personal con nuevas competencias, no solo para usar adecuadamente los nuevos servicios (modificando el modelo operativo), sino también para que conozcan el abanico de nuevas posibilidades y las apliquen allá donde sean más beneficiosas para nuestra organización.
  3. Retorno de la inversión. En este punto se trabajará la capacidad para medir el retorno de inversiones IT bajo el nuevo modelo de facturación cloud. Necesitamos redefinir conceptos conocidos con el TCO (Total Cost of Ownership) o ROI (Return on Investment), pero adaptándose al modelo de consumo en la nube. Ahora contaremos con mecanismos para atribuir costes directos por consumo a procesos de negocio específicos, por lo que podremos explotar esta información y añadirla a la batería de indicadores para la toma de decisiones. Te aconsejo leer un fantástico post de mi compañero Juan María Fiz, donde se comparan estos conceptos entre entornos on-premise y cloud.
  4. Gestión de riesgos de negocio. Analizaremos la capacidad de nuestra organización para entender el impacto de nuevos competidores disruptivos. Muchos de estos nuevos actores del mercado usan la agilidad de la nube para moverse un paso por delante. Para entender cómo podemos aplicar las posibilidades que nos ofrece la nube para transformar nuestros procesos y convertirlos en ventajas competitivas, deberemos desarrollar nuevas habilidades en nuestros equipos.

Perspectiva People

Bajo esta perspectiva analizaremos con los responsables correspondientes la estructura, roles, habilidades y procesos necesarios para la adopción de la nube. El objetivo es identificar las lagunas existentes para priorizar la formación, contratación y cambios organizativos que deben llevarse a cabo.

También debemos poner el foco en el proceso de comunicación de todos los cambios, de manera que todos los participantes conozcan qué se espera de ellos y por qué estamos abordando esta iniciativa.

Al analizar las capacidades de esta perspectiva, observamos la importancia que se pone en las personas y cómo las convierte en el punto angular de la perspectiva. Vamos con ellas:

  1. Gestión de personas. En este punto se analizarán los procesos de captación de talento para adecuarlos a las nuevas necesidades. El equipo de contratación debe familiarizarse con los puestos y perfiles relacionados con la nube en caso de que haya que salir a buscarlos al mercado.
  2. Carrera profesional e incentivos. Bajo este epígrafe aglutino las capacidades Career Management e Incentive Management. En estos puntos, la metodología nos avisa del problema que está provocando la alta demanda de profesionales cualificados en la nube, así como la competencia feroz en su contratación y retención. Se pone en valor cómo los incentivos y el desarrollo de una carrera profesional específica pueden ser una opción para resolver o mitigar este desafío.
  3. Formación. Los servicios en la nube requerirán el desarrollo de nuevas habilidades en nuestros equipos. En este punto se analizará el conocimiento actual en dichas tecnologías y, en caso de ser necesario, articularán las acciones necesarias para completarlos. Planificaremos itinerarios formativos o la contratación del personal necesario. Las certificaciones de los distintos proveedores son un catálogo útil para contrastar si disponemos de los conocimientos necesarios. En el caso de AWS contamos con la certificación básica denominada Cloud Practitioner, que nos dará los conocimientos mínimos esenciales; la Solutions Architect Associate, que nos proporcionará los conocimientos para el diseño e implementación de soluciones en la nube; y, por último, destacamos la SysOps Administrator Associate, que nos habilita para la administración y operación de cargas de trabajo en AWS. Existen certificaciones con mayor profundidad de conocimientos (denominadas Professional) o para nichos específicos (Data Analytics, Machine Learning, Advanced Networking). Podéis consultar el catálogo completo aquí.
  4. Cambios organizativos. La adopción de la nube tendrá impacto en muchas dimensiones de la organización. En muchos casos provocan cambios estructurales y en la cultura empresarial. Por ello, se incide en la importancia de la comunicación como palanca para reducir la incertidumbre del cambio o vencer resistencias al mismo. El mayor ejemplo se produce en las personas cuando se introducen nuevas formas de trabajo. Por ello, es necesario alinear al equipo desarrollando sus competencias y procesos en sintonía con el cambio que se está produciendo. El personal acompasa la transformación y elimina el recelo de que ya no son necesarios o queden al margen.

Perspectiva Government

Encuadramos la última de las perspectivas relacionadas con la visión de negocio. En esta etapa se seguirá profundizando en la estrategia y cómo poner la tecnología al servicio de los objetivos.

Si en la perspectiva Business trabajamos, entre otros, los costes y el retorno de la inversión, en Government nos centraremos en el portfolio de servicios, aplicaciones y proyectos para ver qué beneficios aportan a la organización y cómo la nube puede mejorar su eficiencia y valor aportado.

Las capacidades que se trabajan en este apartado son:

  1. Portfolio de cargas de trabajo. Todo CAF aborda el momento en que debemos analizar qué aplicaciones y/o servicios podemos mover de nuestros entornos locales hacia la nube. Bajo esta capacidad, debemos evaluar si contamos con los procedimientos para determinar correctamente qué cargas de trabajo podemos mover o crear sobre los servicios en la nube y cómo priorizarlas.
  2. Gestión de proyectos. La introducción de infraestructura y servicios en la nube lleva aparejada la respuesta inmediata a nuestras necesidades de computación o almacenamiento. En este punto, se nos invita a reflexionar si nuestro proceso de creación y puesta en marcha de soluciones está en sintonía con esta nueva forma de disponer de recursos. Por ejemplo, si disponemos una metodología de desarrollo en cascada en la que transcurre mucho tiempo entre la ideación y la puesta en marcha, estamos desaprovechando la oportunidad de comprobar si nuestros diseños cumplen las expectativas de nuestros clientes. Así mismo, cuando teníamos que abordar la compra de servidores, debíamos invertir mucho tiempo en dimensionar cuidadosamente su capacidad. Esto tiene mucho menos sentido en la nube, dada la capacidad de escalado de la mayoría de servicios.
  3. Eficiencia y mejora continua. Los procesos y servicios deben estar sometidos a revisión para optimizarlos en aras de conseguir las metas planteadas en la organización. En este punto, analizaremos los mecanismos de feedback y medición existentes para observar si están alineados con el nuevo contexto o son necesarias iniciativas de ajuste. La nube pone a nuestra disposición nuevos KPIs que deben ser analizados para determinar su inclusión en los cuadros de seguimiento y cómo pueden contribuir a una medición precisa de la situación en que nos encontramos.
  4. Licencias software. Los despliegues en la nube acarrean la revisión de las licencias en los entornos existentes. Las nuevas opciones tecnológicas pueden hacer que algunas de ellas no sean necesarias (podemos sustituirlas por servicios PaaS), necesiten actualizarse (existe software cuya licencia no permite ejecutarse en la nube) o podamos beneficiarnos de descuentos si provisionamos servidores bajo IaaS (modelos Bring Your Own License).

Llegados a este punto, hemos analizado todas las perspectivas de negocio asociadas al CAF de AWS. Nos tomamos un respiro para asentar ideas y en unos días os invitamos a leer la segunda parte donde revisaremos las perspectivas técnicas del CAF. ¡No os lo perdáis!

Cuéntanos qué te parece.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.

Suscríbete

Estamos comprometidos.

Tecnología, personas e impacto positivo.