A lo largo de estos últimos años la implantación de los servicios cloud en las empresas es una tendencia incontestable. Casuísticas que van desde la extensión de los data centers locales (aproximaciones IaaS) hasta el uso de servicios especializados de inteligencia artificial (por ejemplo, inteligencia artificial como servicio para el reconocimiento de imágenes) son ejemplos concretos de cómo las organizaciones han incluido a los distintos proveedores cloud como parte de su portfolio TI.

Si nos encontramos al inicio del camino, analizando la inclusión de este tipo de servicios en nuestra organización tendremos muchas preguntas: ¿qué pasos han seguido las organizaciones para implantar servicios en la nube?, ¿existe una guía para encarar esta transformación?, ¿cuáles son los factores de éxito?, ¿podemos prever y minimizar los riesgos de este cambio?. La respuesta a estas y muchas otras preguntas podemos encontrarlas en los Cloud Adoption Frameworks.

¿Qué es un Cloud Adoption Framework (CAF)?

Los proveedores cloud más importantes (Google, Azure y AWS) son conscientes de que su éxito y cuota de mercado están ligados al éxito y beneficios que sus servicios y plataformas aporten a las empresas. Saben bien que este viaje no es sencillo y que si no se ejecuta de la forma adecuada puede acabar en el cajón de las iniciativas que prometían mucho y rindieron muy poco.

No todas las empresas cuentan con los perfiles necesarios para saber qué puede aportar a su cadena de valor la adopción de este tipo de servicios y, más aún, cuál sería la mejor forma de hacerlo. Por ello, los proveedores cloud llevan tiempo trabajando en aportar una aproximación sistematizada y metodológica para brindar a sus clientes como punto de partida.

Toda empresa u organización es un mundo y cuenta con su propia idiosincrasia, por tanto, no habrá dos experiencias iguales. Sin embargo, si estudiamos distintos casos reales de las tareas que se han llevado a cabo, qué fue bien y qué se pudo mejorar, encontramos que sí existen elementos comunes que pueden servir como guía de referencia en los que aprendemos de los que lo hicieron primero.

Estas dos ideas, una visión metodológica y la definición de buenas prácticas en base a la experiencia, son las bases en las que se fundamentan todos los Cloud Adoption Frameworks (CAF). La denominación de framework (marco de trabajo) no es casual puesto que este se define como “un conjunto estandarizado de conceptos, prácticas y criterios para enfocar un tipo de problemática particular que sirve como referencia, para enfrentar y resolver nuevos problemas de índole similar”.

Como mencionamos al comienzo, todos los proveedores cloud más relevantes han realizado propuestas de CAF que pueden consultarse de forma gratuita:

Es importante resaltar que, aunque en ciertos puntos puedan hablar de servicios o características concretas de un proveedor, los CAF son lo suficientemente agnósticos como para poder utilizar un CAF de un proveedor para guiar una implantación sobre otro distinto.

Independientemente de los matices y extensión de cada uno de los CAF, todos ellos abordan de una u otra manera los siguientes aspectos:

¿Por qué los CAF consideran que la estrategia es importante?

En cualquier iniciativa que se ponga en marcha, y la adopción de la nube no es una excepción, difícilmente llegaremos a donde queremos si no conocemos primero nuestro objetivo.

La irrupción de la nube ha sido tan fuerte que es complicado reprimirse y pararse a pensar qué es lo que queremos conseguir y cual es nuestra motivación. Sin embargo, este aspecto es primordial para tener un punto de referencia sobre el que fundamentar nuestras decisiones y alinear a todos los participantes implicados para que no actúen formando silos.

Las motivaciones pueden ser de lo más diversas y están interrelacionadas con nuestro nivel de madurez en la adopción de servicios en la nube. Así podemos plantear una estrategia más táctica como el ahorro de costes, mover nuestra estructura de costes de CAPEX a OPEX; o nos planteamos una aproximación más disruptiva aplicando analítica avanzada sobre los datos que poseemos para generar nuevos modelos de negocio u ofrecer una experiencia de cliente diferente a la de nuestra competencia.

Sea cual sea nuestra meta, los CAF nos dibujan los pasos necesarios para realizar este ejercicio y definir una estrategia cloud explícita y alineada con los objetivos de la empresa.

¿Por qué los CAF consideran que es importante analizar la situación de mi organización?

La introducción de los servicios en la nube supone un reto por la distintas formas de operar con respecto a, por ejemplo, los data centers locales.

Conocer cuáles son los procesos afectados y el nivel de conocimiento del personal implicado pondrá en relieve nuevas necesidades operativas que deben abordarse junto con los cambios sobre la propia infraestructura en sí.

Ya mencionamos en el punto anterior que la estrategia estaba interrelacionada con el nivel de madurez de la empresa en cuanto a temas cloud. No es lo mismo que la empresa cuente con cierto conocimiento de soluciones cloud, tenga implementado un sólido ciclo devops, por poner algunos ejemplos, que o no disponga de los mismos o los tenga de manera incipiente. En el primer caso estaría más preparada para abordar una estrategia más disruptiva mientras que en el segundo detectará que minimizará riesgos si da pasos previos antes de plantearse objetivos más ambiciosos.

Vamos a concretarlo aún más. Muchas son las empresas que conocen la ventaja que supone el despliegue en corto espacio de tiempo de nuevas versiones de un producto. En el blog de Paradigma ya hemos hablado sobre ello.

Los servicios cloud se adaptan perfectamente a las necesidades de escalabilidad y rapidez a la hora de provisionar recursos. Sin embargo, no es lo único necesario para desplegar rápido con riesgos mínimos. Un aspecto fundamental, por ejemplo, es que lo que se entrega tenga un cobertura suficiente de test automatizados que permitan desplegar con confianza. Este requisito no tiene nada que ver con el cloud y, sin embargo, es condición sine qua non para conseguir el objetivo.

Analizar nuestras fortalezas y debilidades nos marca un camino de mejora iterativa. Además nos permite levantar interdependencias, como las descritas en el ejemplo anterior, y proyectar iniciativas que a la par que el despliegue cloud nos permite conseguir los objetivos marcados por la estrategia.

Las piezas comienzan a encajar y el puzzle cobra sentido.

¿Por qué los CAF consideran importante la puesta en marcha de una landing zone?

Muchas empresas comienzan a experimentar con la nube poniendo en marcha pequeñas pruebas de concepto para contrastar el valor que la utilización de ciertos servicios pueden aportar al negocio. Volvemos a mencionar el ejemplo típico de que un equipo de conocimiento muy especializado ha puesto en marcha un caso de uso de analítica de datos donde se trabaja con modelos de inteligencia artificial.

A la hora de productivizar esa prueba de concepto las empresas se encuentran con dificultades a la hora de trasladar los requisitos de seguridad, interconexión, monitorización o gobierno que un despliegue productivo requiere. Aquí suelen recurrir a partners como Paradigma que observamos que, antes de productivizar un caso de uso concreto, se debe abordar la implantación de la base que sustentará el despliegue de todas las cargas de trabajo. Esta infraestructura y operativa común se conoce como landing zones.

Los CAF ofrecen distintas aproximaciones para configurar las landing zones. Describen caminos para empezar pequeño (¡pero seguro!) con despliegues flexibles que permitan ir creciendo según necesidad así como enfoques donde desde el inicio se tienen en cuenta necesidades presentes y futuras y se confecciona una landing zone preparada para cargas de trabajo heterogéneas.

Independientemente del enfoque seguido para plantear las landing zones, su diseño siempre tiene en cuenta aspectos como:

Como podemos observar los aspectos anteriores son comunes al despliegue de cualquier carga de trabajo, ya sea el provisionamiento de una máquina virtual o el uso de un servicio específico para aplicar modelos de inteligencia artificial. Sin embargo, son estos aspectos los que marcan la diferencia entre experimentar en un entorno muy controlado a productivizar con las máximas garantías.

Los CAF, una herramienta a tener en cuenta

Abordar la adopción de la nube bajo el prisma de un CAF siempre aporta beneficios ya que contamos con la suma de la experiencia y buenas prácticas de todos los que vieron antes que nosotros. Nos permiten reducir tiempos, poner el foco en lo importante y minimizar aquellos aspectos que, quizá por desconocimiento, hubiéramos dejado fuera y que luego tendrían un impacto negativo en el resultado final.

Los CAF también proporcionan un lenguaje común tanto a proveedores, partners y empresas a la hora de abordar procesos de adopción y puesta en marcha de cargas de trabajo en la nube. Contar con ese marco común es fundamental para trabajar de forma conjunta, exprimiendo al máximo las aportaciones de cada uno.

Si no los conocíais, esperamos haber despertado vuestro interés por esta herramienta para adoptar los servicios de la nube. Si, por el contrario, ya estabais familiarizados con ellos nos encantará oír vuestra opinión sobre los mismos: ¿los habéis utilizado?, ¿os resultaron útiles? ¡Esperamos vuestros comentarios!

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.

Suscríbete

Estamos comprometidos.

Tecnología, personas e impacto positivo.