Las certificaciones son una meritoria herramienta para validar nuestras competencias en distintas tecnologías. Son varias las entradas en las que os venimos hablando de cómo el equipo de Paradigma se enfrenta a la consecución de distintas certificaciones. Podéis consultar la experiencia de mis compañeros sobre certificaciones en AWS: AWS Architect, AWS Devops Engineer o AWS Developer; certificaciones en tecnologías Hashicorp, como Terraform Associate; o certificaciones en GCP, como Google Cloud Architect.

Hoy completamos un poco más el cuadro de certificaciones sobre proveedores Cloud hablando de la certificación Azure Solutions Architect Expert.

Las certificaciones de Azure están organizadas en tres niveles: Fundamentals, Associate y Expert. Como se puede deducir de su nombre, se distribuyen en orden creciente de dificultad y contenido. Como comentario anecdótico, las insignias que ilustran cada una de las certificaciones se diferencian con un número de estrellas. Las de fundamentos incluyen una estrella; las asociado, dos estrellas; y las de experto lo elevan hasta tres.

Los fundamentos están orientados a adquirir los conocimientos básicos para conocer el funcionamiento de la nube o servicios determinados. Existe una certificación general, la AZ-900 (Fundamentals), y orientadas a conjuntos funcionales: DP-900 (Data Fundamentals), AI-900 (AI Fundamentals) o SC-900 (Seguridad, Compliance e Identidad). Para las tres primeras puedes encontrar seminarios gratuitos programados regularmente. La asistencia se premia con un examen gratuito para la certificación en cuestión.

En cuanto a las certificaciones de nivel asociado están orientadas a roles específicos y focalizadas en conocer cómo desplegar y configurar servicios de Azure. Este es el grupo más numeroso y puedes encontrar: AI-102 (AI Engineer), AZ-104 (Azure Administrator), AZ-204 (Azure Developer), AZ-500 (Security Engineer), DP-100 (Data Scientist), DP-203 (Data Engineer) o DP-300 (Data Administrator).

Por último, tenemos las certificaciones de nivel experto cuyo máximo exponente son la certificación orientada a perfiles devops, AZ-400 (Devops Engineer Expert), y la orientada a perfiles de arquitectura, Solutions Architect Expert, que tratamos en profundidad en este post.

Si has leído nuestra serie de post sobre el CAF de Azure, encontrarás en la Solutions Architect Expert el maridaje perfecto. Por un lado, tendrás la aproximación metodológica propuesta en el CAF y, por otro lado, la certificación cubrirá todos los componentes tecnológicos en los que se apoya el mismo.

Cómo preparar la certificación

La recomendación de Microsoft para abordar la certificación de Solutions Architect Expert es que tengas un conocimiento avanzado en la implementación y diseño de soluciones sobre Azure. En mi caso, cuando empecé a prepararme ya llevaba algo más de año y medio desplegando servicios sobre Azure tanto en arquitecturas relacionadas con microservicios como arquitecturas Big Data. Si me hubiera presentado solo con la experiencia adquirida hasta esa fecha, habría cosechado un sonoro fracaso. El nivel de conocimiento y la miríada de servicios necesarios es difícilmente alcanzable con proyectos del día a día.

Lo primero que hice fue consultar la ficha de la certificación para hacerme una idea de qué debía conocer y cómo podría afrontar la formación. En la parte inferior de la ficha tenéis una selección de caminos de aprendizaje gratuitos que cubren bastantes de los temas que luego se abordarán en los exámenes. Es un buen punto para comenzar y permite ir abordando los distintos módulos a tu propio ritmo. Gracias a tu cuenta en Microsoft Learn puedes ir guardando el progreso y consultar qué módulos has completado y qué tienes pendiente.

Actualízate con los cursos de Udemy

Además de los caminos de aprendizaje anteriores, consulté qué cursos de Udemy podían ser interesantes. Este tipo de cursos, al estar basados fundamentalmente en videos, son un complemento perfecto para los ratos donde no tienes acceso al ordenador y puedes ver el material en la tablet o el móvil.

De todos los cursos disponibles en la plataforma, finalmente cursé dos de ellos:

En la web puedes encontrar multitud de descuentos para cursos de Udemy, gracias a los cuales pagué 12,99€ por cada uno de los cursos. Los vídeos te permiten conocer los servicios sobre los que se preguntan en la certificación con un nivel razonable de detalle y, por ese precio, a la postre fue una inversión muy útil.

Según iba complementando los distintos módulos del Learning Path de Microsoft y los cursos de Udemy, trabajé paralelamente en una cuenta de Azure para probar y realizar los ejercicios de provisionar todo lo que se iba tratando en los vídeos. Este punto fue, sin duda, el que marcó la diferencia a la hora de mejorar mi conocimiento y prepararme para las preguntas de la certificación.

Si no pones en práctica todo lo que vas aprendiendo, es complicado que adquieras las competencias suficientes para saber responder a las preguntas que te formularán después.

Ábrete una cuenta propia

Mi recomendación para poder probar en profundidad todo lo que necesitas saber sobre los servicios que luego se validan en la certificación es que abras una cuenta sobre la que tengas plenos poderes.

Me explico. Puede que tu empresa, universidad o laboratorio te proporcionen una cuenta de prueba sobre la que provisionar servicios. Gracias a ello no tendrás que incurrir en un coste adicional y te servirá para probar la mayoría de servicios. Sin embargo, es muy común que estas cuentas ya tengan registrado el servicio de Azure Active Directory (Azure AD) y no tendrás permiso para hacer nada con él. Es normal, este servicio es la piedra angular sobre la que se cimenta la identidad de Azure y darte acceso a este servicio es darte las llaves de la casa.

Lamentablemente si no puedes acceder plenamente al servicio de Azure AD dejarás una parte importante del contenido de la certificación sin experimentar y no trabajarás un conocimiento muy importante.

Practica todo lo que puedas

Otro punto importante relacionado con el servicio de Azure AD es la configuración de la sincronización del Active Directory instalado en un Windows Server. Practicar esta parte tiene el reto añadido de conseguir una licencia adecuada para poder trabajar con un Windows Server. En mi caso tuve acceso a una licencia gracias al acuerdo que muchas universidades tienen con Microsoft para proporcionar licencias educativas. Si no es tu caso, siempre puedes acceder a una versión de Windows preliminar gracias al programa Windows Insider. Si te registras en el programa podrás tener acceso a una versión de Windows Server que al tiempo de escribir este post es un Windows Server 2022.

Las máquinas instaladas para el manejo del Active Directory nos servirán para completar otra de las áreas de conocimiento necesarias para alcanzar la certificación. En este caso está relacionado con la migración de servidores on-premise a Azure. Gracias a estas máquinas podremos comprender el funcionamiento de Azure Migrate para realizar los assessment de compatibilidad y comprender cómo realizar migraciones con el mínimo impacto en el servicio gracias a Azure Site Recovery.

Una vez hayas trabajado las migraciones de servidores Windows, te recomiendo hacer lo mismo con servidores linux. En este caso la licencia no es un problema y adquirirás el bagaje necesario para realizar los assessment y migraciones de servidores basados en este sistema operativo.

Tanto el conocimiento de Azure Active Directory como el combo Azure Migrate - Azure Site Recovery son importantes si posteriormente trabajas en proyectos de adopción de la nube de Azure. Toda inversión que realices ahora en comprender estas herramientas, te será de utilidad para aportar al éxito de este tipo de proyectos.

Según la dedicación que puedas tener en esta etapa, lo habitual es que adquirir el conocimiento necesario para superar la certificación te lleve entre dos a cuatro meses. Un consejo común y habitual entre todos los que preparamos la certificación es marcarnos una fecha tope. Para ponerte un compromiso puedes reservar las fechas de los exámenes y tomarlo como si fuera algo ineludible. Si llegado el caso no te ves preparado en esa fecha, puedes reprogramar el examen sin coste siempre que lo hagas con una semana de antelación.

Ya tenemos una fotografía bastante completa de cómo podemos prepararnos para la certificación. Ahora vamos a ver cómo nos pondrán a prueba para validar nuestros conocimientos.

Entendiendo los exámenes

En el caso de la certificación que nos ocupa, la Solutions Architect Expert es la única que se compone de dos exámenes. Deberemos aprobar los dos para obtener la certificación aunque el orden para presentarse a los exámenes es libre y no estamos condicionados de ninguna manera.

Ambos exámenes pueden presentarnos un número variable de preguntas que suelen rondar entre 40 y 70.

El tipo de preguntas no siempre es igual y podrás encontrar:

El precio de cada uno de los exámenes es de 165€ y solo te da derecho a un único intento. Si suspendes el examen, puedes volver a presentarte veinticuatro horas después. Sin embargo, si suspendes una segunda vez, tendrás que esperar un periodo mínimo de catorce días entre intentos. Debes tener en cuenta que no te puedes presentar más de cinco veces durante un periodo de doce meses. Estos meses empiezan a contar desde la primera vez que te presentaste. Tranquilo, no conozco a nadie que haya necesitado más de dos intentos para aprobar habiéndolo preparado bien.

Vamos a profundizar en los contenidos de cada uno de los exámenes.

  1. AZ-303 Microsoft Azure Architect Technologie

El examen AZ-303 Microsoft Azure Architect Technologies está orientado a la implementación de los servicios, es decir, nos harán muchas preguntas sobre cómo configurarlos.

La distribución de las preguntas del examen se ajusta a los siguientes pesos:

  1. AZ-304 Microsoft Azure Architect Design

El examen AZ-304 Microsoft Azure Architect Design validará nuestras competencias como arquitecto ya que nos pregunta sobre qué decisiones tomaremos ante distintas situaciones y/o requerimientos.

La distribución de las preguntas del examen se ajusta a los siguientes pesos:

En el examen AZ-304 las preguntas se centrarán en evaluar que conocéis funcionalmente cada uno de los servicios y su coste para poder diseñar arquitecturas y realizar la mejor recomendación ante los escenarios que nos plantean. Para escoger la respuesta correcta debemos asegurarnos de que el servicio responde a todos los criterios que nos plantean. En caso de que varios servicios o tiers den respuesta a los requerimientos, deberemos escoger aquel con menor coste.

El sprint final

Llegados aquí ya hemos trabajado a fondo los contenidos de la certificación y tenemos claro qué nos preguntarán en cada uno de los exámenes.

Mi recomendación es que cuando falten entre dos y tres semanas para la fecha del examen, comiences a practicar con preguntas reales. Verás que las preguntas tienen matices y el enfrentarte a ellas con anterioridad te dará seguridad el día del examen y que no te pillen a pie cambiado.

Cada uno de los exámenes ofrece una serie de preguntas oficiales de muestra a la que puedes acceder desde su ficha (AZ-303 en este enlace y AZ-304 en este otro). En la parte inferior, verás “Free Demo”, que te da acceso a una batería de 5 preguntas de muestra. No son muchas pero suelen ser de distinta mecánica y así familiarizarse con el tipo de preguntas. Puedes comprar un examen de prueba completo por alrededor de 100€, pero antes agotaría otras opciones.

El otro gran banco de preguntas lo encontrarás en páginas tipo ITExams. Aquí se pueden encontrar preguntas reales que a lo largo del tiempo se han ido filtrando ya que cuando realizas un examen firmas que no puedes revelar ningún contenido. No son recursos que debas desdeñar pero sí debes tener las siguientes consideraciones. La primera es que pueden ser preguntas de los antiguos exámenes AZ-300 y AZ-301 y que, por tanto, no forman parte de los actuales. La segunda es que las respuestas pueden estar mal (de hecho un número significativo lo están) así que no se debe usar como si fuera una fuente de conocimiento fiable. Puedes aprovecharlo para seguir conociendo la mecánica de las preguntas y ver qué matices se cuestionan. También para validar que eres capaz de razonar por cuál de las respuestas optarías aunque luego no se corresponda con la respuesta que figura en la mismas.

Por último, en estas semanas conviene ir repasando las secciones FAQ de cada uno de los servicios que hemos ido trabajando ya que muchas preguntas hacen mención explícita de aspectos que se explican en estos apartados de la documentación.

El gran día

El día del examen debemos afrontar la experiencia con confianza. Hasta la irrupción de la pandemia, los exámenes de certificación se realizaban en centros homologados. Ahora se pueden realizar on-line desde casa pero damos permiso para que nos monitoricen la actividad del ordenador y puedan garantizar que no hacemos trampas. Para eliminar distracciones y preocupaciones, te recomiendo ejecutar horas antes la aplicación para validar la compatibilidad del equipo con la supervisión a distancia.

Ten en cuenta que puedes acceder al registro del examen 30 minutos antes del comienzo del mismo. Conviene hacerlo ya que previamente te pedirán realizar una serie de fotografías, tanto a vuestra documentación personal como a la habitación desde la que haréis el examen. Es importante que nadie interrumpa en la habitación mientras realices el examen o será motivo de suspensión del mismo. También debes minimizar los ruidos a vuestro alrededor para ahorrar suspicacias al examinador. Si bien, tampoco hay que obsesionarse; en mis exámenes certificados jamás he tenido problemas con la puerta cerrada y el escritorio despejado.

En cuanto al equipo, es mejor no tener nada conectado, sobre todo si es un portátil (en una ocasión me pidieron que desconectara el receptor usb del ratón inalámbrico). El examinador puede ponerse en contacto contigo bien por el chat o por el micrófono y los altavoces así que hay que asegurarse de que están operativos.

Una vez esté todo listo, el examinador lanzará el examen y podremos demostrar todo lo que hemos aprendido. Keep calm and go for it!

Azure Solutions Architect Expert, el día después

Una vez superados ambos exámenes dispondremos de nuestra flamante certificación un par de horas después de haber terminado el último de ellos.

A partir del 30 de junio de 2021, las certificaciones de Microsoft basadas en roles (como la que nos ocupa) tienen una duración de un año. La buena noticia es que para renovarla no necesitarás realizar un nuevo examen de pago sino que tendrás una evaluación gratuita disponible a través de Microsoft Learn.

Las certificaciones obtenidas antes de dicha fecha tendrán una duración de dos años pero también se renovarán de la misma manera. Es una aproximación diferente al resto de proveedores y un acierto (a mi entender). Muchos son los que una vez obtenida la certificación la primera vez, ya no la renovaban sucesivamente debido a la inversión de tiempo y dinero. Este nuevo enfoque de aprendizaje continuo resuelve un handicap habitual para muchos profesionales.

Esperamos que nuestra experiencia para conseguir la certificación os resulte útil. ¡Mucha suerte en vuestro camino hacia las tres estrellas!

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.

Suscríbete

Estamos comprometidos.

Tecnología, personas e impacto positivo.