¡Abierta la segunda edición de Paradigma Institute!

En Paradigma, nuestra experiencia y pasión por la tecnología nos ha llevado a enfocar el trabajo de una manera diferente, tanto para nuestros clientes como para nuestros equipos: orientación a objetivos. No nos interesa las horas empleadas en hacer algo, sino la calidad del resultado final.

El contar con personas talentosas es un punto positivo para ambas partes, como suele decirse, un “win to win”, ya que los empleados van a sentirse motivados, valorados y con unas buenas condiciones y, además, la organización tendrá la oportunidad de aumentar la calidad y productividad en sus proyectos y negocios.

De esta filosofía surgió el proyecto Paradigma Institute, un programa en el que apostamos por el talento joven, donde formación y práctica van de la mano.

Después de una primera edición enfocada a formar perfiles QA, lanzamos una segunda convocatoria (que se pondrá en marcha después de verano) centrada en el perfil del desarrollador Java. ¡Te contamos qué tienes que hacer para formar parte de este proyecto!

¿Cuál es el objetivo de Paradigma Institute?

Lo que buscamos con esta iniciativa es que las nuevas generaciones de informáticos e ingenieros entren de la mano de Paradigma en el sector IT y formen parte de la transformación digital de las empresas y participen en los nuevos retos que están por llegar.

Paradigma Institute tiene formato Bootcamp, una formación intensiva orientada a distintas áreas de la transformación digital.

Nuestro objetivo es formar con la mayor calidad posible a nuestros nuevos compañeros para que, una vez finalizado el recorrido, puedan desenvolverse de manera adecuada y eficaz en los distintos proyectos de Paradigma; y que puedan autogestionarse y ser autorresponsables de su trabajo.

Primera promoción: enfocada al perfil Software Quality Engineer

Nuestra primera promoción de Paradigma Institute, en la que hemos contado con 13 alumnos, ha estado orientada a formar a los futuros “Software Quality Engineer” de Paradigma.

Para nosotros, un Software Quality Engineer no difiere mucho de un desarrollador. Es también un ingeniero de software  con foco en la calidad.

Después de 6 meses de teoría, todos los alumnos se han incorporado a equipos de proyectos reales en Paradigma, donde están realizando tareas propias de QA, acompañados por un mentor.

Por lo tanto, Paradigma Institute da la oportunidad a personas con actitud, ganas, capacidades y que aportan valor a la empresa, a poner en acción todo su potencial, convertirse en los nuevos “cracks”.

Lanzamos segunda convocatoria centrada en desarrolladores Java

Por ello, tras el éxito de la primera promoción, lanzamos la segunda convocatoria de Paradigma Institute, esta vez centrada en la formación de desarrolladores Java.

Mantenemos el formato Bootcamp: sesiones de trabajo orientadas a proyectos reales, clases presenciales, ejercicios y autoformación guiada.

A través de esta metodología podrás aprender cómo se desarrolla software de calidad mediante TDD, aplicarás las mejores prácticas en Java, conocerás los principios de Software Craftmanship y las buenas prácticas de Clean Code. Serás capaz de diseñar un API, así como de crear imágenes Docker y desplegarlas en Kubernetes. Y al acabar, te desenvolverás en proyectos de desarrollo ágiles reales.

Además, organizaremos un hackaton del grupo Institute para celebrar el final del Bootcamp. Durante todo el camino, estarás acompañado de grandes profesionales y, por supuesto, tendrás un salario competitivo.

Si tú también quieres vivir esta experiencia, ¡esta es tu oportunidad! Apúntate ya para participar en nuestra segunda promoción, arrancamos después de verano.

¿Qué opinan los alumnos de Paradigma Institute del proyecto?

Foto de ipozo

Soy graduada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Podría decir que la frase “Las cosas más bellas son las que inspira la locura y escribe la razón” definiría una parte de mí. En Paradigma formo parte del equipo de People. Del 1 al 10, soy fan de Harry Potter al nivel 9 y 3/4.

Ver toda la actividad de Irene Pozo

Escribe un comentario