¿Para qué necesito un Scrum Master?

En un mundo ideal tendríamos un equipo auto-organizado capaz de llevar un proyecto Agile y no haría falta un Scrum Master. ¿Quién no ha soñado con ello?

En la primera versión de Scrum, no hay una mención explícita al Scrum Master. Pero la realidad es muy distinta, por eso en versiones posteriores aparece la necesidad de incluir una persona que adopte el rol de coach, acompañando y entrenando al equipo.

De hecho, la figura de coach ya era popular en el año 2003 cuando se debatía sobre su rol en el éxito de compañías, podemos ver un ejemplo en este resumen de la 18ª conferencia de la ACM.

A día de hoy, ni he conocido, ni me han hablado de ningún equipo que fuera tan maduro como para funcionar sin Scrum Master. Puede que pasado un tiempo, y dependiendo del equipo, no se necesite tanta dedicación del Scrum Master, pero todo esto depende de la madurez que vayan adquiriendo. 

Hoy en el blog, y desde la visión que tenemos en Paradigma sobre este rol, lanzamos la siguiente pregunta, ¿para qué necesito un Scrum Master?

 Antes de arrancar, debemos reflexionar sobre algunas cosas como:

  • ¿Nunca hay cambios en un equipo?
  • ¿No hay rotación de personas (miembros del dev team, Product Owners…)?
  • ¿La gente siempre mantiene las buenas prácticas aprendidas?
  • ¿El escenario en el que actuamos es estático?

Siempre habrá trabajo que hacer, ya que la situación es cambiante. No hay que perder el foco de la importancia que tiene este rol dentro de un equipo. 

Tal vez, hemos podido tener una mala experiencia con este perfil, y este puede ser uno de los motivos por los que nos genera desconfianza. Además, podemos tener duda de su efectividad, ya que su trabajo llega a ser invisible. El Scrum Master es un perfil que aporta valor, producido de una manera indirecta.

Veamos cómo puede aportar valor, estas son algunas de las realidades en las que puede hacerlo:

Conseguir que las cosas ocurran

En nuestro día a día surgen impedimentos, y no pocos, ¿verdad? El Scrum Master tiene que enseñar al equipo cómo resolverlos de manera autoorganizada, no debe dar la solución, sino guiarles por el camino que deben tomar para su resolución, así aprenderán cómo hacerlo. 

Facilita, ¿el que? Cualquier cosa que vea necesaria, una conversación, una reunión, una dinámica… Debe identificar en cada momento qué necesidad existe y saber cómo afrontarla, utilizando los recursos de los que disponga. 

Me gusta mucho una frase que le he escuchado muchas veces a un compañero agilista: 

“Como Scrum Master debemos tener un cajón lleno de herramientas, cada uno tiene el suyo, no todos tenemos las mismas… y saber usar cada una en el momento preciso”, Gabriel Salafranca.

Inculcar valores y Agilismo en el equipo

Debemos recordar y tener muy presentes los valores de Scrum: compromiso, foco, franqueza, coraje y respeto. Veremos cómo están presentes en ¡TODO! 

Los valores son la base de todo y deben estar presentes en nuestro día a día. Muchas veces nos ponemos a implementar Scrum, o cualquier otro método, y centramos todas nuestras fuerzas y energías en seguirlo al pie de la letra dejando a un lado nuestros queridos valores. 

Debemos ponerlos en primer lugar para poder construir una casa desde los cimientos, así perdurará en el tiempo ante las inclemencias que puedan llegar…

El Scrum Master debe ser un líder servicial, que difunda con el ejemplo la implementación de los valores, para lo cual debe tenerlos muy interiorizados.

Colaborar junto al cliente para descubrir y hacer realidad sus objetivos

Conocer los objetivos que tiene el cliente o incluso ayudarle a identificarlos. Una vez identificados asegurarse de que todos los conocen y que están alineados (development team, PO, Stakeholders…).  De esta manera el development team tiene claro hacia donde estamos remando e incluso poder aportar mejoras.

Garantizar que no existen puente entre cliente y equipo para crear un entorno de confianza y colaboración en el que todo el mundo sea libre de preguntar lo necesario. Los cuellos de botella son los archienemigos de los flujos de trabajo eficientes.

Enfocarse en el valor (maximizar), tendrá una visión de las necesidades que el cliente pueda tener y ayudará a alcanzarlas mediante prácticas ágiles.

Las prácticas son importantes pero pondremos foco en el valor y la calidad.

Gestión de conflictos

El Scrum Master enseñará al equipo a navegar por los conflictos:

  • Identificando el nivel del conflicto.
  • Decidiendo si debe intervenir.
  • Si interviene.
    • Enseña al equipo a como comportarse de manera asertiva.
    • Evita aparición de malentendidos.
    • Enseña a cómo enfrentar conflictos irresolubles.

¡Cuidado! No todos los conflictos tienen por qué ser negativos. Las relaciones que perduran en el tiempo, requieren de conflictos productivos para crecer.

Para ello debemos crear confianza y cultivar coraje. Los equipos sin confianza ni siquiera llegarán en muchas ocasiones a discutir abiertamente sobre ideas importantes que pueden llegar a convertirse en una mejora para el equipo, para alcanzar la meta, para aumentar la calidad…

Ayudar al Scrum Team a ser mejores profesionales

Poner foco en las personas es fundamental, implementar Scrum es una cosa, pero no debemos olvidarnos de lo principal, las personas que hay detrás de TODO.

No debemos olvidar lo que nos dice el manifiesto Ágil: “Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas”.

Como buen líder, el Scrum Master debe ayudar a los integrantes del Scrum Team a crecer profesionalmente. Para ello será capaz de detectar sus vulnerabilidades, áreas de mejora y les enseñará a superarse, consiguiendo mejorar día a día.

Coaching en equipos y clientes

El Scrum Master será un observador, identificando dónde tiene que poner foco, ayudando a recorrer el camino al equipo y apoyándolos allí donde más lo necesiten. En resumen:

  • Acompaña a las personas evangelizando y enseñando aquello en lo encuentre más carencias, bien puede ser aplicando Scrum, generando un entorno de confianza, inculcando esos valores de los que hablaba antes…
  • Trabajará en que las personas tengan autorresponsabilidad, por el bien del equipo.
  • Velará por la motivación de las personas para que hagan un trabajo eficiente y de calidad.
  • Es un entrenador que ayuda e impulsa a las personas a trabajar en equipos auto organizados.

“Debemos ayudar al sistema a encontrar sus propias soluciones”

Reflexión

Si a un motor le quitas una pieza no creo que funcione. En equipos Ágiles la figura del Scrum Master es tan necesaria como las demás.

Repasando un poco todo lo que hemos visto hasta ahora podemos ver las múltiples cosas de las que se ocupa un Scrum Master: 

  • Enseña a resolver impedimentos, conflictos…
  • Facilita dinámicas, conversaciones, reuniones…
  • Inculca Valores y Agilismo.
  • Colabora con cliente para descubrir/alcanzar sus objetivos, poniendo foco en el valor y calidad.
  • Ayuda al Scrum Team a crecer profesionalmente.
  • Coach en todo momento, acompañando, promoviendo autorresponsabilidad, velando por la motivación, trabajando en la auto-responsabilidad del equipo….

Ya es hora de dejar de “justificar” para qué necesitamos este rol en nuestros equipos, demos un voto de confianza y comprobemos resultados, entonces podremos valorar qué necesitamos y qué no.

Por último, y no menos importante, me gustaría señalar que un Scrum Master no es más que un integrante del equipo, que aportará su granito de arena. Es injusto esperar de él que sea un Superman. 

Foto de mramiro

Trabajo en Paradigma Digital como Scrum Master. Me apasiona el mundo Agile, intento transmitir qué se puede cambiar y qué funciona dentro de un equipo. Mi objetivo es conseguir que las personas que participan en un proyecto sean lo más felices posibles. Busco aportar soluciones para mejorar la productividad en los proyectos en los que participo. Siempre aprendiendo para ayudar a mis compañer@s y al cliente para que las cosas salgan lo mejor posible.

Ver toda la actividad de María Ramiro

Escribe un comentario