Desde el comienzo de la pandemia que estamos sufriendo, hemos visto cómo se ha convertido en algo totalmente imparable. El comportamiento social que todos tenemos y la globalización en la que vivimos han facilitado la dispersión del virus de forma muy rápida.

Esta dispersión es, por lo tanto, uno de los componentes que más se trata de combatir y el componente clave para ser capaces de reducir los niveles de contagio.

Una vez detectado un caso resulta necesario identificar a los potenciales contagiados, para prevenirlos y evitar que ellos a su vez puedan contagiar a terceros.

En el pasado esta identificación se realizaba a través de una investigación tradicional, siguiendo los pasos que la persona contagiada había dado en días anteriores y comunicándose con las personas que pudieran haber estado en contacto… un labor manual en muchos sentidos.

Hoy en día, con el volumen masivo de contagios, esta medida es inviable y por ello se trata de buscar medidas automatizadas que ayuden a la identificación.

El 21 de marzo de este 2020, el Government Digital Service (GDS) de Singapur puso a disposición de los usuarios una aplicación para el móvil llamada TraceTogether cuyo objetivo es precisamente ayudar a esta identificación. A los tres días la aplicación había sido instalada por 620.000 usuarios.

En este post vamos a ver a grandes rasgos cómo funciona.

Definiendo la problemática

El principal reto, como hemos comentado, se trata de la dispersión del virus debido a las interacciones que mantenemos unos con otros y teniendo además en cuenta los períodos de incubación del virus. Necesitamos por lo tanto un listado de interacciones preciso durante un determinado número de días para ser capaces de construir un mapa de las interacciones que hemos tenido y con las que podría haber riesgo de dispersión.

La situación se complica si tratamos de definir qué entendemos por interacción, ya que no tiene por qué ser una interacción activa (estrechar la mano por ejemplo), sino también pasiva (haber tocado el pomo de la puerta que luego otra persona toque). De forma inconsciente podemos estar por lo tanto interactuando con mucha más gente de la que podríamos pensar.

Posibles soluciones

Dada esta definición de la problemática a los que nos enfrentamos, el componente de la ubicación podría ser importante para realizar este mapa de interacciones.

La solución más inmediata podría pasar por conocer la ubicación de todo el mundo en todo momento, de forma que realizaríamos el rastreo de las personas en riesgo una vez identificada una persona contagiada.

La mayoría llevamos con nosotros un móvil que nos permite conocer nuestra posición actual (a través del GPS por ejemplo), y es además un dispositivo que solemos llevar con nosotros durante todo el día.

Dejando al margen posibles problemas técnicos (consumo de batería al tener el GPS conectado continuamente o zonas con poca o mala cobertura GPS), nos encontramos con un enorme problema de privacidad. La idea de estar controlado 24 horas, donde ‘alguien’ vigila dónde estoy en todo momento es aterradora (esto podría dar pie a mucho debate, pero no vamos a entrar en él ahora mismo).

Funcionamiento de TraceTogether

El equipo detrás de TraceTogether afronta el problema desde otra perspectiva, atacando directamente a la interacción por cercanía de unas personas y otras, pero intentando maximizar la privacidad de las mismas.

TraceTogether utilizar las señales de Bluetooth para crear un mapa de interacciones entre dispositivos (y por lo tanto de sus usuarios), sin la necesidad de conocer su ubicación específica.

Folleto informativo sobre el funcionamiento de la aplicación.
Folleto informativo sobre el funcionamiento de la aplicación.

La tecnología Bluetooth

Bluetooth es una tecnología de comunicación inalámbrica con un alcance y velocidades de transferencia limitados. La especificación BLE (Bluetooth Low Energy) nace en 2010 como una evolución de Bluetooth donde se trata de reducir el consumo energético, siendo a partir de 2011 cuando los dispositivos móviles comienzan a incorporarla.

Encontramos la tecnología Bluetooth en múltiples dispositivos hoy en día, suele ser habitual en auriculares y micrófonos inalámbricos o dispositivos de entrada (teclados, ratones…).

A grandes rasgos y sin entrar en detalle, la tecnología Bluetooth se caracteriza por su sencillez, con unos requisitos de configuración por parte el usuario prácticamente nulos para lograr el emparejamiento de los dispositivos lo que habilita la comunicación entre ellos.

Esta facilidad en la configuración parte de los protocolos de descubrimiento que posee, en los que se definen dos roles: un rol buscador y otro descubrible.

Por ejemplo, un teléfono móvil que disponga de Bluetooth puede buscar a otros dispositivos dentro de su rango de alcance, siempre que estos dispositivos indiquen que pueden ser descubiertos.

Cuando un dispositivo está en estado ‘descubrible’, debe publicar una pequeña información para que los dispositivos que están buscando puedan encontrarlo y de esta forma.

Un uso alternativo de Bluetooth

TraceTogether utiliza el servicio de descubrimiento de Bluetooth para recoger la información que necesita de otros dispositivos y publica, a su vez, la información que otros dispositivos necesitarían, convirtiéndose por lo tanto en un dispositivo ‘buscador’ y ‘descubrible’ al mismo tiempo.

Esta forma de obtener la información evita llegar al emparejamiento donde se requeriría la interacción del usuario, pudiendo realizarse por lo tanto de forma automática.

¿Qué información publica TraceTogether?

Garantizar la privacidad de los usuarios es imprescindible para que una iniciativa de este tipo tenga éxito, por ello es necesario prestar mucha atención a la información que se comunica (ya que esa información es accesible para todo el mundo que se encuentre en el radio de alcance del dispositivo).

Para ello la información debe ser la mínima necesaria y no debe haber forma ‘sencilla’ de rastrear esa información hasta un usuario concreto.

TraceTogether publica un identificador propio del tipo de servicio, para que los dispositivos que estén buscando sepan que es un dispositivo con TraceTogether instalado y un identificador temporal, que en este caso identificará al usuario.

La temporalidad del identificador del usuario hace que no sea ‘sencillo’ rastrearlo. El identificador se refresca constantemente, por lo que dos dispositivos podrían cruzarse en un mismo día varias veces y recibir distintos identificadores, por lo que no sabrían que son los mismos.

La frecuencia de refresco de este identificador no está totalmente definida, algunos análisis indican minutos, otros llegan hasta las 2 horas y son proporcionados por un servicio en la nube que los genera, gestiona y lo asocia al dispositivo que lo ha solicitado.

TraceTogether almacena los identificadores temporales de los dispositivos que encuentre, junto con la fecha algunos metadatos extra.

El listado de dispositivos descubiertos se limpia igualmente de forma periódica cuando esa información ya no sea útil, teniendo en cuenta el período de incubación del virus.

¿Qué sucede si el usuario de TraceTogether está enfermo?

El listado de dispositivos descubiertos propio de cada teléfono sólo sale del dispositivo bajo dos circunstancias:

Se genera de esta forma un árbol con las relaciones entre los distintos dispositivos, siendo posible alertar a todos los usuarios de forma rápida.

Conclusión

Como hemos visto, TraceTogether hace un uso inteligente de una tecnología ampliamente distribuida lo que permite ponerla al alcance de muchos, con el único coste de la colaboración de los usuarios para instalarla.

El esfuerzo dedicado para mantener la privacidad aportan un cierto nivel de tranquilidad en cuanto a uso de los datos del usuario y el posible mal uso de los mismos.

Sin embargo, y como contrapartida, al no hacer uso de la ubicación y centrarse principalmente en las interacciones (pasivas o activas) cercanas en el tiempo, deja fuera mucha información que podrían tener una gran relevancia y que otros mecanismos mucho más intrusivos (por ejemplo, seguimiento a través de GPS) detectarían con facilidad.

Ahora que la situación en varios países intenta recuperar la normalidad, es difícil evaluar si la información proporcionada será suficiente, pero lo que está claro es que TraceTogether se puede convertir en un arma útil para luchar contra el virus.

Apple y Google han lanzado esta iniciativa para hacer un sistema similar, pero incorporado de serie dentro de los sistemas operativos iOS y Android, abriendo el abanico a un sistema global. ¡Estaremos atentos a los avances!

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.

Suscríbete