La situación actual ha hecho que la sociedad haya tomado plena conciencia acerca de lo vital de proteger y cuidar a nuestros mayores, pilar fundamental de nuestra sociedad.

Sin embargo, en 2017 denunciaba el artículo “La vejez vista desde diferentes culturas” del blog de Joyners: “vivimos en una época en la que prevalecen otros valores asociados a la belleza externa y a la inmediatez. Viejo se ha convertido en sinónimo de inútil, feo, antiguo, estorbo o incapaz.

Nos olvidamos de que, al llegar a la vejez, las personas han adquirido sabiduría, experiencia, serenidad y generosidad. En el fondo, esta etapa es temida por nuestra sociedad y tratamos de desterrar de nuestra mente todo lo que haga referencia a vejez”.

¿Significa esto que hemos cambiado tanto en tres años o que tenemos que esperar a una catástrofe de estas magnitudes para reaccionar?, ¿quiere decir esto que antes de la pandemia teníamos una concepción aristotélica de la ancianidad, equiparándola a una debilidad?, ¿evolucionará nuestra forma de concebir y abordar sus necesidades tras la crisis actual?

Sea como fuere e independientemente de cómo vaya a ser nuestra sensibilidad en los próximos tiempos, en el presente artículo consideramos de extraordinaria y urgente necesidad repasar los asuntos que requieren especial atención en relación con los seniors, poniendo de relieve cómo la tecnología puede contribuir a la causa.

Para ello tomaremos como base la fantástica obra de Juan Carlos Alcaide, “Silver Economy”, cuya lectura no podemos dejar de recomendar.

Ámbito residencial

España con 4,3 camas por cada 100 habitantes mayores de 65 años se sitúa por detrás del número recomendado por la OMS, 5. A esto se suma que nos encontraremos ante un crecimiento positivo de la población mayor de 65, del 19 al 25% en los próximos 12 años. A su vez, el 93,97% de los mayores prefieren vivir en su casa, el 3,2% en establecimientos colectivos y el 2,8% en cooperativas.

¿Cómo puede ayudar la tecnología?

Puede estar al servicio de la búsqueda de residencias, puede mejorar la teleasistencia y la ayuda a domicilio.

Vislumbramos residencias avanzadas tecnológicamente, espacios multisensoriales basados en realidad virtual y aumentada, una adecuada coordinación con hospitales (interoperabilidad), programas multidispositivos de comunicación con los familiares, inteligencia artificial (en adelante, IA) para el matching entre personas con la misma patología/intereses…

¿Qué iniciativas podemos destacar?

Las fórmulas que se brindan a los mayores son variadas: hipoteca inversa, venta de nuda propiedad y retención del usufructo, cohousing, adaptación del entorno al mayor, care hotels para extranjeros, residencia a cambio de cesión de alquiler, etc. Especial mención merecen:

Soledad y ausencia de estimulación física y mental

En España más de 4,7 millones de personas viven solas, de las cuales cerca de 2 millones tienen más de 65 años. Concretamente, éstas representan el 43% de los hogares unipersonales. Viven, padecen y mueren solos.

¿Cómo puede ayudar la tecnología?

Esta constituye un motor fundamental para frenar el deterioro cognitivo y físico de los mayores. Nos referimos a servicios de streaming para recuerdos, realidad virtual, musicoterapia y aromaterapia para facilitar la vida de las personas con Alzheimer, casas habilitadas con sistemas domóticos para que las familias puedan saber que sus mayores se encuentran bien, etc.

¿Qué iniciativas podemos destacar?

Cuidadores poco formados

Nueve de cada diez cuidadores de personas que viven con Alzheimer confirman que no cuentan con la formación necesaria para cuidar a su familiar.

Asimismo, entre las principales preocupaciones de los cuidadores destacan la sobrecarga mental o física que supone velar de estos pacientes, el coste económico que pueden suponer los cuidados y la falta de adaptación del hogar a las nuevas necesidades de la persona enferma.

Así, cuatro de cada diez cuidadores declaran que necesitarían ayuda externa para poder cuidar adecuadamente a su familiar.

Esta carencia, más acusada sin duda tratándose del Alzheimer, se puede generalizar al resto de enfermedades.

¿Cómo puede ayudar la tecnología?

Podemos resaltar:

¿Qué iniciativas podemos destacar?

Antiaging

El objetivo de las personas es llegar a ser centenarios activos y saludables. Las zonas azules de España, esto es, los municipios donde la gente vive más son: Soria (84,84), Madrid (84,54), y Salamanca (84,46).

¿Cómo puede ayudar la tecnología?

Terapias hormonales, células madre, terapia genética y manipulación del ADN, aprendizaje automático para la creación de proyectos de salud personalizados, anticipación a sucesos de salud mediante big data y búsqueda de patrones, etc.

¿Qué iniciativas podemos destacar?

Talento senior

Sólo el 17,39% del total de los empleados tiene 55 años o más. 15% de los parados tiene más de 55 de años (lo que subirá hasta el 30% para 2025 según previsiones de la UE) y la mitad de los parados en España tiene 45 o más años.

La proporción de personas que continúan su actividad tras 65 años es muy baja comparada con la de otros países europeos.

Desmitificación de ciertos prejuicios: los seniors son más comprometidos y leales, no es real que tengan menos motivación. Tienen capacidades dadas por la experiencia, como las habilidades verbales, el buen juicio o la inteligencia emocional.

No tienen incapacidad para asumir nuevos retos ni siquiera tecnológicos, supliendo con esfuerzo e interés el lastre que les acarrea su edad. Las startups dirigidas por personas de 45 o más años cuentan con tasas de éxito superiores. No es verdadero que quiten el empleo a los jóvenes, pues si siguen trabajando, aumenta el consumo, la inversión y los puestos de trabajo.

En muchas ocasiones, están dispuestos a ganar menos a cambio de tiempo, a lo que se suma que aportan más valor en menos tiempo. Finalmente, disponen de más contactos.

¿Cómo puede ayudar la tecnología?

Son de gran utilidad las plataformas donde prime la formación de los seniors, donde haya proyectos de emprendimiento en los que puedan participar los mayores, pudiendo incluso haber mentorización en dos direcciones (senior/joven y viceversa).

Sería muy interesante la construcción de un LinkedIn que les ayude a fomentar las habilidades digitales, a buscar oportunidades de voluntariado, a encontrar ocupación en tareas compatibles con la jubilación o a establecer subastas inversas de cara a reintegrarse en el mercado laboral.

¿Qué iniciativas podemos destacar?

Y a todo esto, ¿Paradigma?

Desde Paradigma siempre hemos sido de obras tales como “De Senectute”, el canto a la vejez de Cicerón, o de la “República “de Platón, donde el ateniense describe la tercera edad como aquella en la que el ser humano alcanza las más óptimas virtudes morales.

De ahí que desde la línea negocios emergentes hayamos diseñado un offering (cuya guinda es la expresión poética en forma de radar del ecosistema Silver Economy, que publicaremos en las próximas semanas) firmemente orientado a colmar las expectativas de los mayores, a dedicarles todo el mimo que se merecen, y todo ello haciéndolo no sólo durante sino también antes y después de situaciones tan desgarradoras como la que estamos viviendo.

Cuéntanos qué te parece.

Enviar.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.

Suscríbete