Llevamos más de 10 años diseñando productos digitales. Estos 10 años nos han servido para tener un método propio para esa primera etapa de ideación y definición en la que preparamos todo lo necesario para comenzar a desarrollar ese nuevo e ilusionante producto digital.

Durante estos 10 años trabajando en este tipo de proyectos, con nuestro método por bandera, hemos podido comprobar cómo la inercia en el modo de trabajo de muchos clientes les hace cometer los mismos errores en esa primera etapa de conceptualización del producto. En este post, recopilamos los 10 más frecuentes.

Los 10 errores más comunes.

  1. Tardar meses en ponerse manos a la obra y luego tener demasiada prisa por empezar a desarrollar sin dejar tiempo para la investigación, la ideación o la innovación.

Los procesos y burocracia de muchas compañías les hace muy difícil movilizarse para arrancar nuevos proyectos. Esto hace que se consuma mucho tiempo y recursos en procesos de RFI, RFP, aprobaciones internas, etc., que no aportan nada sobre el producto a construir. Cuando finalmente consiguen la aprobación vienen las carreras y hay que apretar para tener algo cuanto antes, sacrificando el tiempo dedicado a la conceptualización sin dejar espacio a la investigación, la ideación o la innovación. Esas prisas, las acaba pagando el usuario.

  1. También vemos mucho el caso contrario, apalancarse en la falsa seguridad que nos da un análisis excesivo e intentar detallar todo como en el desarrollo tradicional haciendo demasiado larga esta primera fase.

Y no, más tiempo y más detalle no garantiza el éxito. Es importante tener tiempo para investigar e idear, pero también en el mundo en el que vivimos, hay que testar hipótesis cuanto antes. Tener un método que permita paralelizar definición y desarrollo, mejorará tiempos y calidad del entregable.

  1. Pensar que ponemos al usuario en el centro sin preguntarle ni involucrarle de ninguna forma.

En los Power Point el usuario se comporta como nosotros queremos y no como lo haría realmente. Es fundamental en todo proceso de creación de un producto hablar con el usuario, observarlo, leer qué opina… y llevar esos aprendizajes a la definición para reducir el riesgo de fracasar.

  1. No involucrar a todas las personas relacionadas con el producto desde el principio, sean del departamento que sean.

Si alguien tiene que decir algo sobre el producto, es mejor tenerlo en cuenta cuanto antes, de esta forma evitamos bloqueos u otro tipo de problemas que vengan cuando ya esté hecho o sea más costoso cambiarlo. Además, involucrar a todas las personas desde el principio ayuda a la creatividad y hace que se sientan partícipes del producto. Subir a todos al barco desde el principio, aumenta la motivación y el empuje, reduciendo la fricción y problemas a futuro.

  1. Como especial zoom en el error anterior: no involucrar a nadie con visión técnica para evitar stoppers.

Un producto digital necesita de líneas de código, apis, datos… Y efectivamente hay cosas que no son viables o que su viabilidad tiene un coste excesivo. Es un error muy frecuente idear sin IT, pero no hay que equivocarse, si tiene que haber stoppers vendrán antes o después, mejor no invertir tiempo y esfuerzo en vano. Y además, involucrar a perfiles con otras áreas de expertise ayuda y suma en la ideación. ¡Cuánta terapia de pareja necesita aún negocio y tecnología!

  1. Ser demasiado ambiciosos en la definición de la primera release y dilatar demasiado el Time To Market del producto.

Hay que desechar la idea de que cuantas más cosas tenga un producto mejor, la clave es elegir la funcionalidad clave, la más usada, la más diferencial… y a partir de ahí seguir construyendo.

  1. Por el contrario, ser demasiado parcos en nueva la primera release y no introducir ningún WoW puede hacer perder una oportunidad de oro. Hay que pensar que la primera release más que un MVP, sea un Minimum Awesome Product.

Ya tenemos un mercado muy saturado de productos digitales sean del sector que sean, hay que saber como diferenciarse y donde está el nivel de aceptación que hay que superar.

Además, hoy en día ya hay muchos productos digitales, y muchos de ellos ya tienen sus añitos y necesitan un ejercicio de reconceptualización. En estas etapas, también hay errores que se repiten.

  1. Estar demasiado atados al producto actual.

Mantener la perspectiva outside-in y buscando de forma creativa cómo salvar las limitaciones actuales. No vale con el “esto ha sido siempre así”. Si es un ejercicio de rediseño hay que pensar que necesita el usuario, qué queremos ofrecer.

  1. No utilizar los aprendizajes que nos proporciona el tiempo de vida del producto actual.

Datos de uso, incidencias, reclamaciones, opiniones reales…. Utilizarlos nos ayuda a solucionar errores, apoyarnos en los éxitos, priorizar… En definitiva, minimiza el riesgo del rediseño.

  1. Y, por último y más importante, el error 10: pensar que esta primera fase es el único tiempo que le vas a dedicar a pensar en el producto.

Cuando pensamos en hacer un nuevo producto nos ilusiona tener la mejor idea, ponemos mucho cariño en la conceptualización inicial, debatimos intensamente sobre cuál debería ser el MVP con el que enamorar a nuestros usuarios, corremos mucho para salir a producción lo antes posible, etc. Pero una vez que comienza el desarrollo, entramos en modo ejecución y muchos se olvidan de seguir reflexionando. En los productos que funcionan, la conceptualización, el diseño, la ideación es algo continuo. Y eso, también hay que tenerlo en cuenta a la hora de cómo abordamos esta primera etapa y preparamos el proyecto para ello.

Cuéntanos qué te parece.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.

Suscríbete

Estamos comprometidos.

Tecnología, personas e impacto positivo.