Cuatro ojos para resumir en detalle el UXSpain 2017

Gijón. VI edición de UXSpain y casi todo el equipo de UX de Paradigma desembarcando en un encuentro que seguimos adorando y patrocinando desde sus comienzos. La combinación perfecta para compartir un par de días con profesionales del sector (viejos y nuevos) y ponerse al día en diseño y experiencia de usuario.

Este año, nuestros compañeros Susana Díaz y Stefano Fracassi nos dan dos visiones distintas sobre el mismo evento. Una, la de una veterana que ya lleva varios UXSpain a las espaldas; y otra, la de un diseñador que asiste al encuentro por primera vez.

Mi primer UXSpain, Stefano Fracassi

La verdad que cuando cada año mis compañeros me decían que iban al UXSpain, siempre torcía la nariz. Me ponía como límite asistir a un solo evento de mi sector al año y, hasta ahora, siempre me había inclinado por el MadInSpain. Hay gente más UX y gente más UI, yo soy de los segundos.

Una vez desaparecido (o en stand by) MadInSpain, se planteaba la ocasión irresistible de juntar actuales y antiguos compañeros en un único evento (¡además en Gijón!), lo que hacía una ecuación perfecta: Amigos + Cachopo + Sidra = UX perfecta.

Sí, porque elegir una ciudad que no sea Madrid o Barcelona y obligarnos a movernos es quizá una de las mejores cosas del encuentro. UXSpain se transforma en una experiencia global que premia las relaciones entre profesionales.

Yendo al grano voy a destacar los conceptos que más me han gustado de algunas de las charlas de ambos días:

Ian Collingwood, “Indie Products: Lessons from the Music Industry for the Maker Revolution”

Soy un fanático del R’N’R, sin música no sería lo que soy y siempre ha sido mi principal fuente de cultura.

Vamos, que para ser talibán podría serlo, ya sabéis… que como la música es gratis ya la gente no escucha un disco de inicio a fin, que antes te sentabas en tu camita con tu disco y cascos y te aprendías las letras

Que sí. Es todo verdad. Pero, ¿qué pasa? ¿No hay ventajas en la era del Streaming?

Ian destacó cómo, a día de hoy, las posibilidades, sobre todo económicas, de ser artistas o de desarrollar una idea, están al alcance de todos. Sin tener que apostar por una concreta puedes, a través de las distintas plataformas digitales, enseñar tus capacidades y proponer tus proyectos.

Vamos, un “zasca” en toda regla a los criticones y pesimistas.

Itziar Pobes, “No digital: cómo diseñar servicios cara a cara”

¡Toma diseño de servicio! Los proyectos y experiencias que nos contó Itzar nos trasmitieron la clave de cómo actuar en proyectos y contextos difíciles (ej. personas mayores y espacios públicos).

Ah, la clave: la contribución constante de los usuarios a la definición de un proyecto. Sus ejemplos demostraron cómo esta práctica da óptimos e inesperados resultados. Además, mola escuchar siempre a alguien que te saca del contexto digital.

Sergio Estella, “UX for Impact! Data and design in everyday life”

Creo que la charla de Sergio me gustó fundamentalmente por dos razones:

  • Lo mal que me sentó ver la gran cantidad de proyectos con trasfondo social en los que ha participado durante su carrera profesional (en comparación con los pocos que he hecho yo).
  • Lo mal que me sentó ver la calidad que tienen estos proyectos a nivel de UX/UI.

Momento mental: “estoy entregado al capitalismo y además diseño fatal”.

Júlia Ivorra, “Investigación de usuarios en la BBC, un caso práctico con impacto”

Medalla de oro. La de Júlia fue mi charla favorita del UXSpain. Empezó definiendo el contexto de cómo el equipo de Research de BBC se prepara para los más grandes eventos deportivos, admitiendo que el plan inicial, al presentarlo a los equipos de producción agile de la empresa, fue considerado un fracaso.

Júlia Ivorra, en su charla “Investigación de usuarios en la BBC, un caso práctico con impacto”

Su replanteamiento, basado en involucrar desde el principio al equipo de producción y la división del proyecto en Sprints, resultó interesantísimo.

Fue el clásico ejemplo de tema interesante y perfectamente explicado.

Por último pero no menos importante, cerró con una frase que (aunque más pelota no podía ser) que me provocó un headbanging que ni Lemmy Kilmister:

“Research informs the Designer, not the design”.

Luis Arnal, “Falacias, sesgos y engaños, las nuevas herramientas del diseñador”

Creo que si Luis Arnal me hubiera hablado de sillas, ciervos o tofu me hubiese dado igual. Este señor parece nacido para hablar en público, así que cuando nos contó que mejorando un proceso de alta a una universidad, empeoró la tasa de alta, porque los estudiantes preferían elegir un proceso en el que han invertido más tiempo, nos quedamos todos boquiabiertos. Un verdadero crack.

A destacar

  • La reflexión de Óscar Méndez, de nuestra empresa hermana Stratio, sobre cómo AI (inteligencia artificial) y Big Data pueden revolucionar la experiencia de cliente.
  • La idea de Danny Saltaren que UI Kits y diseño molecular deben ir siempre acompañados de cómo usar estos componentes. También destaca la importancia del open source incitando a compartir recursos. Sin embargo, tengo que admitir que he necesitado una concentración extrema para entender estos conceptos (si es lo que quería decir…).
  • Lo poco que comparto la idea de Javier Vélez sobre el hecho de que crear componentes para toda la web pueda mejorar la UX.

Conclusiones

Aunque tenga que admitir que salí con la sensación de no haber escuchado ninguna charla excepcional, UXSpain gana. Todos los ponentes han trasmitieron ser humanos, profesionales que comparten su experiencia como podría hacerlo cualquier otro del público.

El evento en general fue estupendo y la organización estelar. Pienso en todo el trabajo que hay detrás y después pienso en mí mismo, que me quejo porque no tengo tiempo para escribir un post.

Vaya tela.

Fue un placer estar con nuevos y antiguos compañeros y tener como anfitrión al guaje Alberto de la Puente.

Para repetir.

Parte del equipo de UX de Paradigma

Sumando UXSpain, Susana Díaz

A diferencia de mi compañero Stefano, que era la primera vez que asistía al UXSpain, yo empiezo a ser una veterana de este evento: lo descubrí el 2013 en Valladolid y repetí al año siguiente en Granada. Y de los tres UXSpain a los que he asistido, a priori, este parecía el menos llamativo en cuanto a ponencias.

Ninguna parecía destacar por encima de las otras, sentimiento compartido por la mayoría de los asistentes con los que hablé. Pero dos días después, escribiendo este post, empieza a parecerme el más coherente en cuanto a temática y, sobre todo, en cuanto a la capacidad de reflejar las preocupaciones y motivaciones inmediatas de su público.

Para  mí esta edición empezó el jueves por la tarde, con una previa de casi 5 horas: las que duró el viaje en coche con compañeros de profesión y durante las cuales dimos un repaso a todos los temas que, como diseñadores UX, nos preocupan, interesan o incluso nos hacen soñar gracias a las posibilidades aparentemente infinitas de la tecnología.

El resultado fue una conversación sin más pretensiones que las de pasar el rato, pero que se convirtió en premonitoria al comprobar que todos y cada uno de los temas de los que hablamos iban saliendo en las ponencias del fin de semana. Y es que si algo ha sabido hacer este año el UXSpain ha sido conectar con el día a día de los diseñadores.

Al final un evento de estas características lo que busca es la creación de una identidad común, articulando las bases de una profesión tan nueva. Por eso no quiero analizar ponencia por ponencia, porque para mí este año ha sido una edición más de temas que de personalidades.

Brendan Kearns en su charla “Giving in doesn’t mean giving up”

Y los temas que encuentro que han articulado el evento son:

Reflexionando sobre la profesión UX

Como ya sabemos, la nuestra, es una profesión nueva y cambiante: ¿acaba de nacer para desaparecer? ¿estamos viviendo la burbuja de la UX? Nacho Gil (Estudié informática por correspondencia. Una profesión con futuro”) se aventuró como ninguno a darnos respuestas y lanzar incómodas preguntas en una de las charlas que más me gustó de este fin de semana.

Sin tapujos analizó el origen, alzamiento e (¿inmimente?) caída del sector. No se dejó nada en el tintero: responsabilidad social, igualdad de género… Se podrá o no estar de acuerdo con él, pero nos dejó unas cuantas cosas para discutir el resto del fin de semana y eso no se lo quita nadie.

También Beatriz Belmonte (Sistemas y ficciones”) nos propuso reflexionar sobre las consecuencias de nuestro trabajo, incluso proyectándonos en el futuro, si hace falta tirando de ciencia ficción. Muchas veces vamos tan pendientes de la siguiente fecha de entrega, de cuándo acaba el sprint, que se nos olvida levantar un poco la vista para ver unos metros más allá, ¡gracias  Beatriz por recordárnoslo!

En la línea de la reflexión sobre la profesión también destacaría la charla de Rosa Llop (Aproximación crítica al diseño de interfaz“), una reflexión casi filosófica a través de algunas manifestaciones artísticas sobre la interfaz y el impacto social de aquello que diseñamos.

Por compromiso con lo que el ejercicio de la profesión puede significar, mención a Sergio Estella (UX for Impact! Data and design in everyday life”) y su UX orientado a proyectos sociales, pone de manifiesto que no todo en la tecnología iba a ser malo, que bien entendida nos proporciona una posibilidad de cambio y colaboración nunca vista en la historia de la humanidad.

La “plantillización” del diseño web

Aquí el plato fuerte para mí fue Wences Sanz (“Buscando la imperfección”) por sacar a palestra uno de los problemas más obvios que sufre la profesión desde hace unos años: la estandarización del diseño web. Al igual que Stefano siento más inclinación por el UI que por el UX, por lo que esta charla consiguió tocarme la fibra sensible. Llevamos tiempo viendo cómo la mayoría de las páginas web se convierten en versiones de una misma plantilla. Y esto no es solo una pérdida en cuanto a creatividad o lenguaje visual, sino que quizá nos estemos cavando nuestra propia tumba, creando un lenguaje tan predecible que pronto dejemos de ser necesarios.

Wences propuso como solución empezar a mirar a nuestro vecino -o padre, mejor dicho-, el diseño gráfico, en busca de nuevas soluciones. Mi opinión es que no tardaremos mucho en ver una reacción a la actual tendencia del diseño web, porque a todos nos está agotando ya la fórmula. Aún así para poder tener abierto el debate nos encontramos con opiniones desde el otro lado, y así Javier Vélez o Danny Saltarén defiendieron un modelo de web basado en componentes.

Al final casi todos estábamos de acuerdo en todo lo bueno que hemos ganado con el tiempo, pero con la sensación de habernos dejado algo por el camino. Nos trajimos el debate, pero de momento no la solución.

Las posibilidades de la tecnología

Vivimos un tiempo en el que la evolución de la tecnología parece imparable. Al alcance de los dedos está un mundo de coches auto-conducidos (María Alonso Raposo), en el que la fabricación de objetos se libera de la producción de grandes tiradas (Ian Collingwood), o en el que Internet llega a todas nuestras cosas (Claire Rowland). Todos campos con enormes posibilidades por explorar y problemas que resolver desde la perspectiva de UX y que estos tres ponentes pusieron de relieve.

Y de todas las posibilidades de la tecnología la que más despierta la imaginación y los temores es la AI. Óscar Méndez Soto (“Artificial Intelligence, the next revolution for UX and CX”) trajo al UXSpain el tema de moda, explicando cómo la usabilidad web se podría beneficiar de la (masiva) recogida de datos y posterior lectura que nos facilita la AI.

Óscar Méndez, de Stratio, en su charla “AI (Artificial Intelligence), the next revolution for UX and CX”

Por supuesto, fuera de estos grandes temas que engloban algo más de la mitad de las ponencias, también asistimos a la exposición de casos perfectamente resueltos gracias a la intervención del UX, como fueron las ponencias de Itziar Pobes, Anna Vilalta, Luis Arnal y Júlia Iborra ya mencionadas por Stefano.

Conclusiones

Como cosa negativa sigo teniendo la misma sensación que me invadió aquella primera vez en Valladolid: que en la mayor parte de las veces 40 minutos apenas dan tiempo para tocar la superficie de una charla que si le dieran más tiempo quizá se podría convertir en una clase magistral.

En definitiva, una buena edición del UXSpain, con un cuidado equilibrio entre casos de éxito, preocupación social y por la profesión y algún adelanto de lo que vendrá en los próximos años.

Apasionada de la comunicación, me licencié en Comunicación Audiovisual en la Complutense en 2005 con la intención de explorar durante algunos años el mundo de la imagen, el sonido y la animación. En 2010 decidí centrarme en el medio que más posibilidades me ofrecía: Internet. Empezando por diseño visual y moviéndome hacia UX, sigo buscando la manera de conseguir la mejor comunicación que las nuevas tecnologías nos puedan ofrecer.

Ver toda la actividad de Susana Díaz

Escribe un comentario