IT al servicio de la sostenibilidad: podemos hacer más por el planeta.

Los incendios forestales descontrolados, las olas de calor batiendo récords, las tormentas e inundaciones… han hecho que todas las compañías despierten, tomen conciencia y prioricen dentro de sus planes estratégicos la reducción de emisiones y gestión sostenible de sus procesos. La sostenibilidad y el impacto ambiental “real y medible” han pasado a ser prioritarios para todas las empresas a nivel mundial.

A pesar de todos los esfuerzos que se están realizando, existen barreras que impiden que se materialicen todos los esfuerzos e iniciativas y se logre una sostenibilidad real. Entre los principales escollos nos encontramos los siguientes:

Sin embargo, la apuesta por lo sostenible es una tendencia clara. Nos encontramos marcas de moda con tejidos hechos de materiales reciclados, empresas de logística optimizando sus rutas de transporte en favor de las menos contaminantes o comercio local ofreciendo producto de cercanía. Pero… ¿qué pasa con los productos digitales? ¿Se puede crear también un producto digital sostenible?

Aunque para la mayoría de la población siguen siendo mucho más visibles las medidas de las compañías para la reducción de emisiones en el mundo físico, no debemos ser ajenos a que cada día vivimos en un mundo más digital. Muchas empresas son una mezcla de servicios digitales y presenciales y, cada vez más, proliferan aquellas donde su producto es 100% digital.

¿Cómo podemos ayudar?

Todo esto nos hace plantearnos cómo podemos ayudar nosotros como parte del equipo de tecnología y qué medidas podemos tomar para lograr una sostenibilidad real.

Desde Goodly estamos comprometidos a ayudar a nuestros clientes a hacer más por el planeta. Apoyándonos en la nube de Google, la nube más limpia, podemos empezar con pequeños pasos a tomar conciencia, visibilizar la huella de carbono de los servicios en la nube y realizar acciones para ayudar a una sostenibilidad real.

El camino no es fácil y construir un negocio más sostenible es complejo, pero no imposible. Para ayudar proponemos cinco medidas que pueden ayudar a tu negocio mediante la tecnología a hacer más por el planeta y construir un futuro más sostenible.

1 Seleccionar una región con bajas emisiones para desplegar tus aplicaciones:

Si vas a ejecutar una aplicación “over time” te recomendamos ejecutarla en la región con el % de CFE más alto (carbon free energy percentage), ya que emitirá las emisiones de carbono más bajas. Igualmente, se puede hacer para los Batch Jobs, puesto que podemos planificar cuándo y dónde pueden ejecutarse.

Para saber qué regiones son las que tienen las emisiones más bajas puedes usar Region Picker, que te permite seleccionar la región en función de las emisiones de carbono, latencia y precio:

2 Establecer políticas de organización para low-carbon locations:

Muchas veces la intención o comunicación no es suficiente y a nivel organizativo hay que tomar medidas. Por lo que hay formas de asegurarnos que se está cumpliendo con la estrategia marcada. Para ello se puede restringir la localización de los recursos a una región o subconjunto de regiones de Google Cloud. En concreto, se puede aplicar la política "Resource Location Restriction" a low-carbon para restringir ubicaciones con bajo impacto de carbono”.

Por ejemplo, si vamos a usar solo regiones basadas en Europa, y queremos aplicar la restricción de bajas emisiones podemos usar el “Value Groups”: "Low-carbon European Union" (in:europe-low-carbon-locations)”.

3 Revisar las horas de ejecución y los entornos inactivos:

Reducir los recursos que se ejecutan “all the day”: revisar entornos no productivos y aplicar políticas de “10x5” o “entornos efímeros” a entornos de desarrollo, testing o sandbox no solo es una cuestión reducción de costes, sino que nos puede ayudar a reducir las emisiones hasta un 70% aprovechando a ejecutar estas cargas de trabajo durante los periodos de tiempo en los que pueden utilizar energías renovables solar o eólica.

Utilizando Electricity Maps podemos saber en función de nuestra localización cuál es la hora más óptima para ejecutar nuestras cargas en función del tipo de energía predominante. Esto nos puede ayudar a planificar cargas de trabajo sabiendo la hora que elijamos (si el servicio lo permite) y puede ayudarnos a reducir nuestras emisiones.

Si nos fijamos en el mapa de España, es más limpio ejecutar cargas sobre las 12 p.m que a las 7 a.m.

Como vemos, todas las cargas que podamos ejecutar entre las 10 a.m y las 16 p.m nos ayudan a reducir emisiones.

4 Diseño de arquitecturas low-carbon:

Google tiene como valor fundamental la sostenibilidad, y, entre sus objetivos, está ayudar a sus clientes a ser más sostenibles diseñando arquitecturas eficientes y de bajas emisiones. Desde sus arquitecturas de referencia a las buenas prácticas propuestas en las guías tecnológicas, encontramos opciones que nos permiten aplicar arquitecturas para tener siempre en el foco la sostenibilidad y la reducción de costes.

Algunos ejemplos son:

5 Machine Learning al servicio de la sostenibilidad:

Aparte de todas las medidas anteriormente comentadas, Google pone su tecnología ML más puntera al servicio de la sostenibilidad. Estas dos herramientas te permiten visibilizar la huella de carbono de tus servicios y recibir recomendaciones para hacer compañía/proyecto más sostenible:

1. Emisiones brutas mensuales de carbono: muestra las emisiones brutas totales estimadas de gases de efecto invernadero asociadas con el uso de los servicios cubiertos de Google Cloud para billing account seleccionada durante todos los meses disponibles, desglosados ​​por mes.

2. Emisiones brutas de carbono por proyecto: muestra las emisiones brutas estimadas de gases de efecto invernadero asociadas con el uso de los servicios cubiertos de Google Cloud desglosado por proyecto de Google Cloud.

3. Emisiones brutas de carbono por producto: muestra las emisiones brutas estimadas de gases de efecto invernadero durante el último mes completo desglosado por servicio de Google Cloud.

4. Emisiones brutas de carbono por región: muestra las emisiones brutas estimadas de gases de efecto invernadero durante el último mes completo desglosado por región de Google Cloud.

Conclusiones

Como veis, nuestros meses de junio y julio fueron sin duda los de más altas emisiones, lo que nos hizo proponernos un proyecto interno para reducir dichas emisiones aplicando toda la medida que hemos mencionado en este post y supuso entre otras ventajas un ahorro de costes importante. Hemos invertido la tendencia y sin duda lo seguiremos haciendo para nuevos proyectos. La tecnología es una parte fundamental para ayudar a nuestro planeta.

Cuéntanos qué te parece.

Los comentarios serán moderados. Serán visibles si aportan un argumento constructivo. Si no estás de acuerdo con algún punto, por favor, muestra tus opiniones de manera educada.

Suscríbete

Estamos comprometidos.

Tecnología, personas e impacto positivo.