Los deberes que me llevo del Front Fest 2018

Vuelvo a casa después de un fin de semana de conferencias de todo tipo y conversaciones con maquetadores y desarrolladores de front de lo más enriquecedoras.

No soy yo una persona muy de eventos, pocas veces les saco el valor que seguro tienen, pero el Front Fest me devuelve la ilusión y me hace ver la cantidad de cosas por aprender que hay en este sector y me permite conocer a gente valiosísima que está haciendo cosas muy interesantes.

Este artículo debería ser un resumen al uso sobre las charlas a las que asistí en el evento, de los conceptos que más me han gustado, de algún que otro chascarrillo gracioso y de un par de críticas constructivas, pero no.

Voy a enumerar las cosas que yo me he llevado como tareas para mejorar en este próximo año, y que espero poner en práctica desde hoy mismo (como veréis, muchas de ellas no tiene que ver con la programación).

Antes de entrar en harina me gustaría destacar la calidad de las charlas, las maravillosas presentaciones (a nivel visual y de contenido) y la gran responsabilidad de todos los ponentes en cuanto a sus tiempos de exposición. También la cara amena y divertida con la que se han enfocado los temas, lejos de convertirse en intervenciones lentas y fangosas.

Y por otro lado, hay que destacar la perfecta organización del evento y el acierto que ha supuesto la elección de La Nave como sede.

¡Bravo! Entre todos habéis puesto el listón muy alto para el próximo año.

Fuente: @MarinaLopezYap

Por este motivo, no voy a mencionar todas las charlas. De algunas de ellas, por la temática o el enfoque que le ha dado su ponente no he sacado nada reseñable (eso no implica que hayan sido malas).

Fuente: @frontfest

Improving as developers, de Belén Albeza

Sin duda la charla que más me ha hecho pensar sobre mí mismo como persona y como desarrollador ha sido la de Belén Albeza. De esta intervención me llevo muchas tareas.

La primera la de darle mucha más importancia al sueño y al ejercicio físico. Mi reciente doble paternidad me ha hecho llevar una vida más sedentaria de lo que para mí era habitual, y la falta de tiempo durante el día también me ha provocado restarle horas a mi descanso para poder hacer otras tareas que viendo ahora con perspectiva seguro no merecían este sacrificio.

También nos ha motivado a mejorar nuestras habilidades personales, en mi caso en las que más énfasis espero poner son la de escribir más y mejor, y publicar mi código en repositorios públicos. Es cierto que escribir post sobre las diferentes temáticas sobre las que estás trabajando en ese momento te ayuda a asentar los conocimientos, y a que estos permanezcan por más tiempo y más fuertemente en tu memoria.

Hubo un tiempo que hice esto actualizando mi blog personal, pero hace tiempo que por desgracia abandoné esta buena práctica. Por otro lado, publicar tu código hace que te sientas más responsable sobre su calidad y más motivado al ver que tu trabajo puede ayudar a otros desarrolladores.

Otro punto a tener en cuenta es el de dar más palabras de apoyo a los compañeros. Es cierto que muchas veces nos fijamos solo en los errores y pasamos por alto la gran cantidad de cosas buenas que tenemos por trabajar con ellos. Estos comentarios negativos pueden afectar su autoestima e incluso forzarlos a abandonar este sector.

Y por último, sobre esta charla me llevo dos dudas a casa:

  • ¿Se puede admirar el trabajo de un gran desarrollador que tiene opiniones o actitudes en la vida claramente reprochables?
  • ¿Tengo la posibilidad de aportar algo para intentar reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres en mi empresa?

Testing práctico con Javascript, de Ramón Guijarro

Cambiando de charla, otra tarea que me llevo para este año es la de tener mucho más presente la accesibilidad. Creo que es una gran flaqueza que en este momento tengo como desarrollador, y encima en mi contra diré que lleva siendo varios años uno de mis propósitos de mejora, pero que no termino de incorporar en mi flujo de trabajo diario. De este año no pasa (o sí).

El otro gran asunto que me saca los colores como desarrollador de front es la falta de test que hay en mis desarrollos. Y tras oír la charla de Ramón Guijarro se me ha quitado bastante miedo a meterle mano a este asunto. Escuchándole parece claro que Jest es su favoritay seguro que será el framework por la que optaré para empezar.

Dibujo artísitico aplicado al maquetador web, de Carlos Mañas

Un aspecto que sí uso en mi día a día, pero que tras ver a Carlos Mañas me voy con ganas de explotar aún más, es el de pintar en papel un esquema básico de los componentes que vamos a maquetar.

Es una práctica muy sencilla y rápida y nos puede ayudar a ser mucho más eficientes en nuestro trabajo, incluso evitando duplicidad de código. Nos ha mostrado la aplicación Zeplin.io para obtener la información relevante de un diseño a la hora de maquetarlo, que tiene muy buena pinta. Y aunque en Paradigma usamos Avocode, que tiene el mismo propósito, el hecho de tener una versión gratuita me hará tenerla muy en cuenta.

3 soluciones a un mismo problema: ¿cómo implementan la reactividad React, Vue y Angular?, de Javier Abadía

Seguir apostando por Vue, que ya me tiene ganado desde hace tiempo, pero tras oír la gran charla de Javier Abadía sobre la reactividad de React, Vue y Angular me voy más convencido de que es el framework que más encaja con mi modo de trabajo.

Cuida tus modales, de Eduardo Sada

De la última charla del día, la de Eduardo Sada sobre cómo hacer buenas ventanas modales, me llevo pocas tareas, ya que lo que nos explicó es muy poco aplicable a día de hoy, por el pobre soporte en navegadores, pero también ha sido muy interesante para ponernos los dientes largos por lo que está por venir.

Equipazo de front de Paradigma.

¿Cómo me ha hecho reflexionar el Front Fest?

De vez en cuando es muy importante parar y sacar la cabeza de nuestra rutina diaria para ver qué se está haciendo en otras empresas e intuir por dónde van a ir los tiros en los próximos meses y años, para que luego no nos pille con el pie cambiado.

Nuestro trabajo es importante y a todos los que estábamos por el evento nos apasiona nuestra profesión pero, por suerte, ninguna vida depende de él, por lo que también debemos de ser capaces de que nos apasione nuestra vida fuera del curro. Aprender a vivir y a descansar, dar más valor a cada una de nuestras acciones y hacer que nuestro entorno laboral y personal sea lo más feliz posible.

Estamos en un sector tan cambiante y con tantas novedades que es imposible conocer todo. Cada vez hay más metodologías, frameworks, lenguajes… que aprender que tiempo disponible. Por este motivo es mejor que te relajes y te enfoques en aprender lo que realmente va a ser de utilidad para tu “yo” del futuro. ¿Cuáles son tus debilidades? ¿Dónde crees que tienes más margen de mejora? ¿Qué conocimientos crees que van a ser más valorados en tu empresa o sector?

Aunque el enfoque que le he dado al post ha sido muy personal, espero que os pueda haber servido para algo.

Por favor, no dejéis de comentar todas vuestras opiniones, sean cuales sean, en los comentarios del artículo y ¡nos vemos en el Front Fest 2019!

Un título en alguno de mis cajones dice que soy economista, pero desde hace ya más de 15 años me siento Front developer, aunque por esos entonces nos hacíamos llamar Web Master ;-). En la actualidad: mequetrefe, barbilampiño y orgulloso miembro decano del departamento de Front de Paradigma; obsesionado con desarrollar interfaces de usuario intuitivas, eficientes y bien diseñadas para cualquier tipo de dispositivo; y responsable de vissit.com.

Ver toda la actividad de Jaime Fernández Pérez

Escribe un comentario