Confianza

No estaba en ningún plan de negocio cuando arrancamos, simplemente ocurrió. Cuando repetimos proyectos y colaboramos con las mismas personas y compañías durante años la palabra proveedor se nos quedó corta y comenzamos a hablar de “relación de confianza”.

Cuando los problemas de los clientes son los tuyos, tu contacto comercial es un compañero más o cuando antes de cerrar un trato ya ofreces lo que tienes y más sabes que has alcanzado ese estado. Nos ilusiona que nuestros clientes repitan y nos recomienden, ese hito impregna nuestra filosofía de trabajo.